¿Cómo rentabilizar un piso vacio y qué hacer con la vivienda?

  • El alquiler del piso como vivienda habitual es la opción más rentable a largo plazo.
  • El alquiler de vivienda temporal es una alternativa para el propietario que abandona el inmueble durante un periodo concreto de tiempo.
  • El alquiler turístico es actividad económica y exige darse de alta como autónomo.
El cartel de Se Alquila en la ventana de una vivienda.
El cartel de Se Alquila en la ventana de una vivienda.
CH. LIZARRALDE

El interés por la vivienda de alquiler se ha triplicado con la crisis. De hecho, las búsquedas de alquiler en Fotocasa han pasado de representar el 33% en 2011 al 47% del total de las búsquedas en la actualidad. El 40% de los usuarios que ha alquilado vivienda en 2014 lo hizo por motivos económicos.

Si entre nuestros propósitos para 2015 se encuentra sacar nuestro piso al mercado del alquiler, conviene tener claro los tipos de arrendamiento que existen y tener claro cuál de ellos se adapta mejor a nuestras necesidades. En el Colegio de Agentes Inmobiliarios de Cataluña explican la diferencia entre vivienda habitual, temporal y turística.

Alquiler de vivienda habitual

El contrato de alquiler de una vivienda habitual ha sido la fórmulas más utilizada en los últimos tiempos para dar salida al excedente de pisos sin vender.  Se trata de la opción de alquiler más rentable a largo plazo.

  • Ingresos estables todo el año. Hasta que entre en vigor la reforma fiscal de la vivienda en 2015, ofrece ventajas como una rebaja del 60% en la declaración e incluso un 100% si el piso se alquila a menores de 30 años.
  • Demanda alta. Pese a que en España la cultura de la propiedad está muy arraigada, el alquiler forma parte de un 20% de las operaciones inmobiliarias.
  • Cancelar el alquiler. En caso de que quieras dejar de alquilar tu piso, deberás esperar cuatro años,  a no ser que justifiques que tu o un familiar de primer grado necesite la vivienda.

Alquiler de vivienda temporal

Esta fórmula de arrendamiento es la que menos se utiliza, ya que está destinada a las viviendas no habituales. Supone una alternativa para el propietario que abandona el inmueble durante un periodo concreto de tiempo.

  • Flexibilidad. A diferencia del contrato de alquiler de la vivienda habitual, como propietario puedes recuperar el uso del piso o casa en cualquier momento.
  • Rentabilidad. Ante las dificultades previas para vender un piso, la opción del alquiler temporal puede suponer un paso previo antes de traspasarlo. Mientras no se vende, obtienes un rendimiento.
  • Incentivos fiscales. En los contratos temporales, no existe ningún tipo de beneficio fiscal, ya que el alquiler es una actividad que se realiza durante un periodo tiempo determinado.

Alquiler turístico

Es la modalidad más polémica de las tres, pero la que genera más rentabilidad. Su demanda resulta más variable, ya que depende de la evolución del turismo.

  • Normativa y legalidad. El punto débil de los contratos de alquiler turístico se encuentra en la falta de una normativa concreta y de las irregularidades que permite.
  • Limitación alquiler. La fórmula del alquiler turístico está limitada a un contrato de pocos días. De esta forma, aunque los beneficios son más elevados, los riesgos de la operación también.
  • Actividad económica. Es la principal diferencia respecto al alquiler temporal y al habitual. Como propietario de una vivienda turística, estás ejerciendo una actividad económica. Por eso, debes darte de alta como autónomo.

En todo caso, en España sólo un 19% de la población vive en régimen de alquiler, porcentaje que aún está lejos de los que se registran en otros países de la UE, pero que supone un incremento del 4% respecto a hace tres años, cuando un 15% de la población vivía en régimen de arrendamiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento