La Concejalía de Sanidad y Consumo del Ayuntamiento de Valencia recomienda vestirse a capas, con una capa sobre otra para favorecer la circulación del aire y el efecto aislante, así como mantener la boca y la nariz tapadas para evitar la entrada de aire frío en los pulmones.

En un comunicado, desde el consistorio difunden una serie de consejos para combatir el frío, como informarse del estado de las carreteras y las condiciones meteorológicas, disponer en casa de un termómetro para medir la temperatura y ajustar las medidas a la temperatura existente y mantener un buen aislamiento térmico de la vivienda, así como evitar las corrientes y las pérdidas de calor por ventanas y puertas.

El Ayuntamiento pide precaución con las estufas de leña y gas para evitar cualquier incidente e insta a consumir líquidos y abundante agua y prescindir del alcohol, que favorece la pérdida de calor corporal.

Aconseja asimismo alimentarse bien e ingerir alguna bebida caliente a lo largo del día para mantener la temperatura corporal, abrigarse bien, con ropa resistente al frío y a la humedad, prestar especial atención a la cabeza, cuello, pies y manos, y avisar a los servicios de emergencia o al 112 ante situaciones de hipotermia en ancianos y bebés y ante cualquier persona que presente síntomas preocupantes.

La concejala delegada de Sanidad, Lourdes Bernal, ha destacado este martes, ante las bajas temperaturas registradas, que "la prevención es la mejor herramienta para evitar cualquier enfriamiento y/o problema de salud derivado del contacto y la sobreexposición al frío".

La edil ha recordado que los más vulnerables a los cambios bruscos de temperatura son los bebés, mayores, personas que padecen dolencias cardíacas y respiratorias crónicas y quienes sufren desnutrición, alcoholismo o viven en condiciones insalubres o en la indigencia.

Además, ha apuntado que el frío origina una serie de alteraciones en nuestro cuerpo y que cuando la temperatura del cuerpo baja de los 35 grados se genera hipotermia y se pueden producir lesiones por congelación como entumecimiento de piernas y brazos, pérdida de sensibilidad y temblor incontrolable e incluso la muerte por parada cardíaca al entrar en coma si baja la temperatura de los 26 grados.

Consulta aquí más noticias de Valencia.