El alcalde de Palma, Mateo Isern, ha destacado este martes en el acto de apertura de la Festa de l'Estendard que casi 800 años después de la conquista de Mallorca "mallorquines y palmesanos nos sentimos orgullosos de mantener viva esta celebración tan llena de tradición y simbolismo".

Por esto, ha invitado a todos los palmesanos "a que formen parte de esta celebración", que vivirá mañana su jornada principal a partir de las 10.15 horas con la colocación del Estendard Reial de la Conquesta de Mallorca y de la Cimera del Rei Martí en la Plaza de Cort.

En el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Palma, donde esta tarde la antropóloga y escritora Jacqueline Waldren ha leído el pregón inaugural de la fiesta, Isern ha llamado a la participación "para que esta fiesta mantenga su vocación original: ser la expresión de un sentimiento popular, una celebración bien arraigada de la cual somos herederos, depositarios y transmisores a las generaciones venideras".

Isern se ha referido también a la progresiva transformación que ha experimentado la ciudad a lo largo de los siglos, "un proceso constante de cambio" que ha estado también presente en el pregón de Waldren y que "constituye toda una oportunidad, la oportunidad de evolucionar para ser, ahora más que nunca, una ciudad moderna e integradora".

"Una capital culta, próspera, con vocación de recibir y hacer sentir como en su casa a los que nos visitan", ha añadido.

Por su parte, la antropóloga se ha referido a la Festa de l'Estendard, que "evidencia los esfuerzos que se hacen en la Isla para mantener, recuperar y revitalizar su historia, su medio ambiente y su cultura".

En este sentido, ha destacado que "las Islas son un cúmulo de realidades contradictorias y complementarias que van desde sus diversas geografías, su importancia histórica en el comercio, la economía y la política, y el reconocimiento internacional de su arte, su música y su literatura, has las diferentes culturas y lenguas que aportan las comunidades de extranjeros y nuevos inmigrantes que aquí viven".