La nadadora Mireia Belmonte, la jugadora de bádminton Carolina Marín o la atleta Ruth Beitia fueron las líderes de otro año repleto de éxitos individuales del deporte femenino español.

Mireia Belmonte sigue quemando etapas para seguir haciendo historia en el deporte español, ya que la nadadora catalana se ha superado a sí misma con hasta diez medallas en este 2014. Se trata de su mejor año, ya que con sus diez medallas en competiciones internacionales confirma que su puesta a punto para los Juegos Olímpicos de 2016 es del todo satisfactoria.

España nunca ha tenido una figura tan representativa en un deporte como la natación como la de Badalona, capaz de ganar en todas las grandes competiciones en las que participa. Su primera gran cita fueron los Europeos de Berlín, la más relevante, y se marchó con un botín de seis medallas, empezando con un bronce en los 5 kilómetros en aguas abiertas, un territorio casi sin explorar por la española.

Luego, en la piscina, aumentó su nómina de preseas con dos oros en los 200 metros mariposa y los 1.500 metros libre, dos platas en los 400 metros estilos y los 800 metros libre y un bronce en los 400 metros libre.

Pasado el verano, Belmonte continuó cosechando éxitos en la Copa del Mundo para firmar un espectacular final en los Mundiales de Piscina Corta de Doha con cuatro oros y dos récord del mundo en el bolsillo en las pruebas de 200 mariposa y 400 estilos. Para cerrar el año, una nueva plusmarca mundial en los 1.500 metros en piscina de 25 metros en los Campeonatos de España.

Sin embargo, Belmonte no es la única buena noticia de la natación española, ya que los Campeonatos de Europa también fueron el escaparate del dominio de Duane da Rocha en los 200 espalda con su oro, y del buen papel de Jessica Vall y Judit Ignacio en 200 braza y 200 mariposa, con bronce y plata respectivamente, lo que no hace sino atestiguar la buena salud de la natación femenina.

Además, los Europeos de Berlín también fueron el escenario de la consolidación de Ona Carbonell como nueva líder de la natación sincronizada española. La catalana se marchó de la capital alemana con dos platas (solo y combo) y dos bronces (dúo y equipo).

Carolina marín,

Pionera mundial en bádminton

Fuera del agua, sin duda que el mayor logro deportivo femenino del año lo conquistó la onubense Carolina Marín, que puso a un deporte sin tradición en España como el bádminton en lo más alto tras proclamarse campeona continental y mundial de forma histórica.

La andaluza, que ya venía avisando de su progresión en categorías inferiores, dio su primer paso en la historia al conquistar el título continental tras batir en Kazán a la danesa Anna Thea Madsen en tres sets (21-14, 9-21 y 21-8). Era el mes de abril y Marín no podía casi atisbar que este éxito sería 'menor' con lo que pasaría cuatro meses después en Dinamarca.

La española se clasificó de forma brillante para la gran final del Campeonato del Mundo donde le esperaba la china Li Xuerei, número uno del mundo y referente de un deporte dominado por asiáticos. Para aderezar su hito, la onubense lo hizo con una remontada de clase para imponerse por 21-17, 17-21 y 16-21 y convertirse en la tercera europea en ganar este título, la primera desde 1997.

Por su parte, el atletismo femenino también dio alegrías gracias en este caso a toda una veterana, que siguió aplazando su retirada para volver a conseguir lo imposible. A sus 35 años, la saltadora de altura cántabra, bronce mundial en 2013, se superó a sí misma y en su primera tentativa superó los 2.01 metros que le valieron en oro en Zúrich, reeditando el de 2012.

Antes, a principio de año, defendió el honor del atletismo nacional en los Mundiales en Pista Cubierta de Sopot (Polonia) donde se colgó la única medalla de la delegación con un bronce para atesorar ya un total de once metales internacionales.

Sin embargo, aunque fue la única atleta que consiguió subirse a lo más alto del podio, no fue la única en traerse un metal para la delegación española en Suiza, ya que Diana Martín recogió el fruto más dulce de una dilatada carrera, con un bronce en los 3.000 m obstáculos, al igual que sucedió con Indira Terrero en los 400, una medalla muy especial para la atleta de origen cubano, al ser la primera que consigue representando a España.

La sevillana Marina Alabau también confirmó en 2014 que quiere volver a ser la dominadora de la clase RS:X de vela. Tras proclamarse campeona olímpica en Londres, la andaluza decidió ser madre y en su vuelta a la competición en este año, volvió a conseguir éxitos de renombre como la plata en el Europeo y, sobre todo, en el Mundial celebrado en Santander.

Además, fue un gran año también para las campeonas de Europa en halterofilia, Lidia Valentín, y en taekwondo, Eva Calvo, mientras que Fátima Gálvez fue la única deportista de la delegación española presente en los Mundiales de tiro olímpico de Las Gabias (Granada) en ganar dos medallas: una plata en 'trap' y un bronce por equipos en la misma modalidad. La taekwondista Rosana Simón y las karatecas Yaiza Martín, Rocío Sánchez y Laura Palacio fueron bronces europeo y mundiales respectivamente.

También recorrió un camino solitario aunque con mucho apoyo detrás la piloto Laia Sanz, que a su tercer campeonato Mundial de Enduro sumó su cuarto Rally Dakar en la categoría femenina de motos (16ª en la general final), prolongando un dominio que le hace ser la 'reina del desierto' desde 2011.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.