El portavoz del Grupo municipal regionalista, José María Fuentes-Pila, ha criticado el "electoralismo" que a su juicio está detrás de la propuesta de ordenación de parte del espacio ferroviario que, además, afirma, supone "asumir sin un atisbo de autocrítica una derrota para Santander", porque se trata de "vender como un éxito lo que no es más que una renuncia a un proyecto global" de integración que estaba llamado a facilitar la "transformación que la ciudad necesita".

Fuentes-Pila se ha referido así al acuerdo con el Ministerio de Fomento para la presentación por parte del Consistorio de propuestas concretas en el plazo de un mes para la utilización del espacio que dejaría libre el desplazamiento de las vías de FEVE desde la Plaza de las Estaciones hasta el centro de salud de Castilla-Hermida.

Sobre los plazos, el regionalista considera que constituyen la "prueba más evidente" de que "lo único real que hay en este anuncio es la cercanía de las elecciones". "Fomento pide que se preparen en 30 días propuestas para ordenar un espacio vital para la ciudad, con el único objetivo, suponemos, de disponer de tiempo suficiente para preparar una infografía que presentar en mayo". "En cuatro años no se ha movido un papel y ahora piden propuestas en un mes", afirma el portavoz del PRC en nota de prensa.

En este sentido, ha recordado que la reordenación global, además de ser una promesa del Partido Popular en Santander "reiterada durante décadas", fue un compromiso electoral que De la Serna hizo suyo en 2007.

Tres años más tarde, apunta el regionalista, la Junta de Gobierno Local firmó el protocolo para la reordenación ferroviaria que preveía una inversión de casi 700 millones de euros, 385 aportados por el Ministerio de Fomento, 286 de las plusvalías y 20 más sufragados por el Gobierno de Cantabria.

Fuentes-Pila ha destacado que aquel protocolo contemplaba ya actuaciones concretas como la unificación de las líneas ferroviarias de FEVE y ADIF. "¿Cuatro años callado y ahora nos sale con esto?", se ha preguntado el regionalista, quien ha pedido a De la Serna "que tenga memoria, que no se pierda entre tanta promesa incumplida y que no tome el pelo a los santanderinos".

Rescatar del cajón

Por otra parte, el regionalista considera que con un Centro Botín "paralizado" -dice- y unos datos del paro "de asustar, que harían enrojecer a cualquier gobernante responsable", el regidor "ha debido de pensar que ha llegado el momento de rescatar del cajón este proyecto". "Suponemos que el ascensor de Mataleñas no ha cumplido su función", ha ironizado.

Así, cree que "renunciar" al proyecto de ordenación global que la ciudad "lleva esperando décadas" y cambiarlo "a toda prisa por este parche electoral" constituye una "derrota para Santander". Una "derrota" que, además, destaca, se perpetra en un momento en el que el Partido Popular gobierna en el Ayuntamiento y en los ejecutivos regional y estatal. "Ahora que no hay espacio para las excusas, solo encontramos propuestas parciales y electorales, sin posibilidad real de ejecutarse", ha lamentado.

En este sentido, ha señalado que estos "cantos de sirena recuerdan demasiado" al modo en el que De la Serna ha gestionado el proyecto del frente marítimo. "En lugar de una ordenación global y con sentido de todo el espacio comprendido entre San Martín y la calle Castilla, tenemos hoy tres islas", sostiene en alusión a la Duna de Zaera, el Centro Botín "paralizado" y el "hormigón" de la obra de Castilla-Hermida.

Por todo ello, ha pedido al alcalde de Santander "respeto y responsabilidad" a la hora de intervenir en el suelo. "Está condicionando el futuro de miles y miles de santanderinos atendiendo exclusivamente a un interés electoral", ha lamentado, para añadir que "donde iba a haber un AVE, un frente marítimo transformado y la ordenación de todo el espacio ferroviario, hoy existe solo el vacío que tres administraciones del Partido Popular han dejado a Santander".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.