Ocho horas después de producirse una avalancha de unos 200 inmigrantes, de los 1os que 102 han pasado a Melilla, ocho horas despúes no queda ningún subsahariano encaramado en lo alto de la valla, después de que pasadas las 15.00 horas hayan bajado últimos cinco irregulares que resistieron mientras otros 35 fueron "arrojando la toalla" a medida que pasaban las horas a seis metros del suelo, sentados sobre una barra de hierro en la verja que separa la ciudad española de Marruecos.

Asimismo, se ha vuelto a abrir la frontera por el puesto de Barrio Chino, después de estar interrumpido durante todo ese tiempo el transito peatonal de cientos de marroquíes que acuden a realizar compras a la localidad española para luego revenderlas en su país.

De igual modo, se ha desmontado el amplio dispositivo de la Guardia Civil que permanecía en la zona desde primeras horas de mañana para evitar que los 40 encaramados pasaran a Melilla.

Los efectivos de las unidades de la Comandancia en Melilla y reforzado con los módulos de la ARS destinados a la ciudad colocaron escalares para convencer a los subsaharianos que descendieran de la alambrada y desistieran de su actitud, para así volver al interior de Marruecos, y después de ocho horas de la avalancha, los 40 que permanecían en lo alto han terminado por aceptar esta petición policial.

AVALANCHA

Estos inmigrantes querían seguir los pasos de otros 102 subsaharianos que han logrado pasar a Melilla en un nuevo salto a la valla en el que participaron unos 200.

El centenar de inmigrantes que logró saltar la valla está siendo atendido en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), salvo uno de ellos que ha tenido que ser trasladado en ambulancia al Hospital al presentar una fractura abierta de tibia y peroné y esta pendiente de ser operado.

Las fuerzas auxiliares de Marruecos han intentado frenar al numeroso grupo de inmigrantes pero al tratarse de una zona poblada han visto su labor dificultada por las barreras arquitectónicas.

El dispositivo desplegado por la Guardia Civil, compuesto por unidades de su Comandancia en Melilla y reforzado con los módulos de la ARS destinados a la ciudad para el refuerzo fronterizo, con ayuda de las Fuerzas Auxiliares Marroquíes ha conseguido que no entrara la totalidad del grupo.

Consulta aquí más noticias de Melilla.