La Cámara de Cuentas de Andalucía ha apuntado una mejora en las grandes magnitudes presupuestarias de la Cuenta General de la Junta de 2013, aunque ha alertado el incremento de la deuda formalmente reconocida del Servicio Andaluz de Salud (SAS) o saldo de obligaciones pendientes de pago, que han aumentado en un 181 por ciento en relación con el ejercicio anterior, situándose en 1.370 millones.

El presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía, Antonio López, ha entregado a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, el informe provisional de fiscalización de la Cuenta General y Fondos de Compensación Interterritorial (FCI) correspondiente a 2013, donde también ha alertado del incremento en 2013 en un 78 por ciento en relación con el año anterior de los libramientos pendientes de justificar y fuera de plazo, cifrados en 2.331 millones de euros.

López ha indicado que el informe hace mención expresa de la necesidad de hacer un mayor seguimiento de los avales que concede la Junta, que en 2013 ascendieron a 485 millones, con vistas a evitar un aumento de la morosidad y del riesgo de fallidos.

El presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía ha hecho entrega del informe provisional de Cuenta General de 2013, tras lo que en el plazo de un mes o mes y medio se deberán hacer las alegaciones oportunas por parte de la Junta.

López destacó la mejora en las grandes magnitudes presupuestarias de la Cuenta General de 2013, en relación con 2012 y con 2011, lo que significa "una mejora del desempeño desde la perspectiva presupuestaria", derivado de "la contención del gasto presupuestario por las medidas de disciplina presupuestaria, y de que se ha producido un incremento en los ingresos presupuestarios, fundamentalmente motivado por un incremento en las transferencias".

Así, ha apuntado que el déficit no financiero se ha reducido en 2.073 millones, ya que en 2012 fueron -5.236 millones y 2013 fueron -3.163 millones. De esta forma, apunta que "se ha pasado de déficit de financiación de 891 millones en 2012, en 2011 ese déficit era de 1.280 millones, mientras que en 2013 hay superávit de financiación de 862 millones".

En cuanto al endeudamiento de la Junta, a 31 de diciembre de 2013, dicho endeudamiento era de 23.108 millones, el 17,3 por ciento del PIB regional, con lo que "se cumple con el objetivo de endeudamiento está por debajo del límite fijado del 17,6 por ciento". López ha indicado que el incremento del endeudamiento que se ha producido de 2012 a 2013 "sigue un ritmo menor que de 2011 a 2012".

De esta forma, resalta que "aunque se ha producido un incremento del endeudamiento en relación con el año anterior del 17,2 por ciento, el ritmo de crecimiento respecto al año anterior es menor, lo que es positivo".

López considera que Andalucía "sigue estando por debajo de la media del endeudamiento de otras comunidades, y eso es bueno, debe considerarse como elemento de sostenibilidad financiera y es un elemento positivo en relación con la comparación de otras comunidades autónomas".

No obstante, ha reconocido que el endeudamiento a septiembre de 2014 ha aumentado hasta 27.654 millones, lo que suponen el 19,4 por ciento del PIB", aunque insiste en que la evolución "sigue contenida", de manera que "el endeudamiento va teniendo un ritmo no tan creciente como en años anteriores".

Obligaciones y libramientos

Sobre las obligaciones pendientes de imputar a presupuesto, esto es, las llamadas "facturas en el cajón", la Junta a 31 de diciembre de 2013 tenía obligaciones pendientes de imputar a presupuesto por 314 millones de euros, mientras que en las agencias eran de 818 millones. Ha precisado que disminuye un 12 por ciento esos importes en el caso de las agencias y ha apuntado que el 98 por ciento de esas obligaciones pendientes de imputar a presupuesto estaba concentrado en un 98 por ciento en el SAS.

Ha explicado que el SAS a lo largo de 2013, mediante distintos mecanismos, ha pagado 896 millones, aunque reconoce que "aun así, el saldo de obligaciones pendientes de pago en el SAS ha aumentado un 181 por ciento, situándose en 1.370 millones", de manera que "la deuda formalmente reconocida por el SAS se ha visto incrementada en relación con el año anterior".

En cuanto a los libramientos pendientes de justificar fuera de plazo por ser de ejercicios anteriores, López advierte de que la Junta debe prestar atención a la justificación de esos libramientos pendientes, pues "se ha producido un incremento de casi el 78 por ciento en relación con el año anterior". Apunta que esos libramientos suponen 2.331 millones.

Reconoce que "todos los años nos encontramos con la misma situación" y apunta que "buena parte de libramientos pendientes de justificar se centran en la Consejería de Educación", algo motivado "por el propio mecanismo de la Consejería a la hora de dar los libramientos de pago, que son libramientos pendientes de justificar a colegios públicos y concertados, pues no se considera que el libramiento está totalmente justificado hasta que no está todo justificado".

Por ello, recomienda que "se agilice este mecanismo y se puedan dar libramientos parciales, pues a veces da la impresión de que se infla la situación".

Deuda de entes instrumentales

Sobre las agencias y entes instrumentales, López ha explicado que en el caso de las agencias públicas empresariales, el resultado económico agregado fue negativo de 68 millones, aunque apunta que el resultado negativo "ha mejorado en 217 millones respecto al año anterior, sin que las transferencias de financiación aplicadas a la explotación aumenten, pues en este caso las transferencias han disminuido en 36 millones".

Precisa que la deuda de las entidades empresariales —empresas públicas— a 31 de diciembre ascendió a 4.443,9 millones, una disminución del 4,63 por ciento respecto a 2012, de las que la deuda con entidades de crédito suman 1.170,23 millones, y el resto son deudas comerciales con administraciones públicas, con empresas del grupo y otros.

Durante 2013 la plantilla media fue de 19.802 empleados, y disminuye en 218 empleados en relación con el año anterior.

En las fundaciones la deuda total fue de 192 millones, 20 millones mas que 2012, y en los consorcios la deuda fue de 38 millones, 3,29 millones más respecto a 2012.

Avales de la junta

López ha precisado que en el informe hace mención expresa de la necesidad de "hacer un mayor seguimiento de los avales que concede la Junta", que en 2013 ascendieron a 485 millones, de los que IDEA dio 141 avales con un riesgo vivo de 105 millones.

Ha apuntado la necesidad de "prestar seguimiento a esos avales por el riesgo que puede haber de morosidad por las situación económica en la que puedan estar algunas de las empresas e instituciones a las que se ha concedido esos avales", de forma que se pretende "evitar posibles expedientes de fallidos y posibles situaciones de morosidad y provisión para insolvencias comerciales en relación con esos avales".

Entorno tecnológico

López ha explicado que en este informe se ha incorporado nuevas cuestiones, como el entorno tecnológico, analizando los sistemas de gestión económico financiera de la Junta, como el Sirus, el Jupiter o el GIRO, entre otros, sobre los que "se constata la importante inversión en renovación de todos estos sistemas de formación para la gestión, que son muy importantes de cara a mejorar todo el desempeño financiero de la Junta de Andalucía".

Así, precisa que "hay un programa que aglutina todos estos procesos, el programa 61L, que tiene una inversión de 51,25 millones". No obstante, advierte de "cierta heterogeneidad" de los procedimientos que se aplican en esos sistemas corporativos y se hacen propuestas de mejora para su gestión.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.