El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, ha asegurado en su Mensaje de Fin de Año que éste no es el momento "de la revolución" sino de la "evolución" y ha pedido que se construyan las normas de convivencia desde "consensos" y no con "rupturas".

Así lo ha transmitido en su discurso, que a partir de las 14.00 se emite desde la web de la Generalitat y por segundo año en la desconexión territorial de TVE, tras el cierre de Radio Televisión Valenciana (RTVV) en 2013, un mensaje de cerca de seis minutos de duración y con un salón del Palau de la Generalitat como escenario. El 'president' pronunció su discurso de Fin de Año de 2012 el 1 de enero; en 2013 el día de Nochevieja y en este 2014 lo ha hecho el 30 de diciembre.

En su discurso, ha subrayado que éste ha sido "un año de muchos cambios", entre los que ha destacado la abdicación de don Juan Carlos I y la sucesión en Felipe VI, de quien ha subrayado que es un rey "joven y preparado", un nuevo jefe del Estado "que ha anunciado una regeneración en la institución y ha dejado clara su apuesta por la unión ante las dificultades y por la suma de las diferencias".

Asimismo, ha hecho alusión a la pérdida del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, al que ha calificado como "referente para todos de concordia y acuerdo". "De él debemos recuperar muchas cosas, pero sobre todo su incansable espíritu por tender puentes que nos unan en lugar de muros que nos separen", ha apuntado.

En este contexto, ha defendido que en un país "que aspira al progreso colectivo", las normas de convivencia "hay que construirlas desde consensos y nunca desde la ruptura" y ha recalcado que "no es el momento de la revolución sino de la evolución".

No retroceder a épocas superadas

"Debemos afianzar todo progreso alcanzado desde la transición sin dar pasos en falso que puedan provocar justo lo contrario", ha advertido el presidente de la Generalitat, quien ha subrayado: "no podemos permitirnos retroceder ni un ápice a épocas superadas o que nos guiemos solo por sentimientos que nos conduzcan a modelos de Estado fallidos".

Para evolucionar como "una sociedad responsable y madura", Fabra ha abogado por analizar "qué funciona adecuadamente y qué es necesario adaptar a los nuevos tiempos sin que ello suponga tener que abrir un nuevo proyecto constituyente cada tres o cuatro generaciones".

A su juicio, "nuestra democracia necesita más que nunca hombres y mujeres con altura de miras y sentido de estado, independientemente de su ideología". Así, ha abogado por "gobernantes que adopten las medidas necesarias para acabar con la desafección entre los ciudadanos y sus representantes" y por "atajar en especial el problema de la corrupción".

El 'president' ha afirmado que la "ejemplaridad, buena gestión, participación y transparencia" son los "pilares" sobre los que ha basado su acción de gobierno y con los que, según ha argumentado, ha buscado "recuperar la confianza en las instituciones y en las personas que, de forma temporal, nos dedicamos a servir a los demás".

Consolidación de la recuperación

Fabra ha definido 2014 como un año "intenso en lo social, económico y político" y también como "el año en el que entre todos hemos consolidado la recuperación". "Como dijo el presidente Suárez, un político tiene recordar que cada una de sus decisiones afecta a personas, a unos beneficia y a otros perjudica y debe recordar siempre a los perjudicados", ha dicho, para añadir que en la crisis "ha habido muchas personas afectadas y por eso hemos intensificado medidas para avanzar en la recuperación económica y garantizar las políticas sociales".

Por ello, ha defendido el incremento en un 20 por ciento en las ayudas en bienestar social en 2015 "para centrarnos en los que peor lo pasan". Según Fabra, su principal preocupación como presidente "es que quienes no encuentran empleo tengan la oportunidad de lograrlo" y ha recordado que hace un año se comprometió en este mismo discurso a terminar 2014 "con menos personas en paro que al iniciar la actual legislatura". "Entre todos lo hemos conseguido", ha manifestado, aunque ha admitido que "aún queda mucho por hacer pero cada paso en positivo y reto alcanzado nos lleva a la meta final".

En este periodo de tiempo, según Fabra, han creado "más de 51.000 nuevos empleos" y se ha comprometido a que el próximo año, con un mayor crecimiento económico, "podremos crear entre 75.000 y 100.000 nuevos puestos de trabajo" para al finalizar 2015 superar la cifra de 1.700.000 afiliados a la Seguridad Social, "que no se conocía desde hace 5 años".

En su discurso, Fabra ha tenido una mención especial para las familias que "han hecho posible que hayamos llegado hasta aquí, demostrado que son la base de la sociedad" ya que "el entramado familiar ha actuado como una extraordinaria red de solidaridad y apoyo para todas las personas" y ha utilizado el valenciano para asegurar que el Gobierno autonómico quiere ser "garantía de estabilidad y libertad para todas las familias", tanto en la elección de médico y centro de salud como de colegio y lengua de enseñanza o el desarrollo de iniciativas empresariales con el apoyo de la Generalitat y "para defender sin complejos lo que somos, de dónde venimos y a dónde queremos ir".

Consulta aquí más noticias de Valencia.