La Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España (Fenadismer) ha valorado positivamente que Cantabria suprima a partir del próximo 1 de enero el impuesto autonómico sobre los carburantes, anteriormente conocido como céntimo sanitario. Además, Fenadismer considera positivo que Castilla y León haya reducido este tributo un 70%, pasando de 4,8 a 1,6 céntimos por litro.

La federación señala que la Comunidad cántabra ha tomado la decisión de suprimir este impuesto "por la desventaja competitiva en la que se encontraba" frente a otras comunidades, como País Vasco, La Rioja, Aragón o Navarra, donde no se aplica el impuesto autonómico sobre los carburantes.

Fenadismer ha rechazado "reiteradamente" este recargo autonómico, "ya que crea distorsiones en la competencia a las empresas transportistas", que intentan evitar este impuesto "repostando en estaciones de servicio situadas en regiones donde no se aplica el mismo", según indica la federación.

Esta situación implica "consecuencias negativas", no solo para las estaciones de servicio situadas en regiones donde se aplica este impuesto, sino también para "las propias arcas autonómicas, las cuales, lejos de recaudar dicho recargo autonómico", dejan de recibir del Estado "el 58% del impuesto estatal de hidrocarburos (esto es, más de 19 céntimos por litro en el caso del gasóleo)", señala la federación.

Fenadismer ha animado a las comunidades que cuentan con el impuesto autonómico sobre los hidrocarburos a que sigan el ejemplo de las que no lo aplican.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.