La presidenta del Parlament, Margalida Durán, ha recibido este lunes, con motivo de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, a un grupo de niños y niñas saharauis de la asociación Escola en Pau, que cursan estudios en Baleares y que residen con familias de acogida.

Los estudiantes, junto con las familias de acogida, han venido acompañados por la presidenta de la asociación, Carmen Barceló y por el delegado del Pueblo Saharaui en Baleares, Mohamed Mustafa.

Según ha dicho Barceló, "el Parlament siempre nos ha abierto las puertas, y es la primera institución que ha apoyado y ayuda al pueblo saharaui". Además, ha añadido que a parte de "ayudas para alimentos, salud o estudios", también "se debe dar un apoyo político a la legalidad internacional, firme y comprometido.

En este sentido ha aseverado que "no podemos mirar hacia otro lado" y por esto ha reclamado a España "tener una postura leal y honesta con quien fue su colonia y su provincia".

Por su parte, Mustafa ha agradecido el "apoyo moral" que recibe de esta institución apoyada por todos sus miembros y que, según ha dicho, "llega a la sociedad balear y a otras regiones".

Durán, que ha clausurado la recepción, ha manifestado "un reconocimiento muy sentido a todas las familias que forman parte de la Escola en Pau", porque "dan a los niños del pueblo saharaui una casa y les ofrecen algo tan básico e importante como es la educación".

La presidenta de la Cámara también ha hecho mención al "esfuerzo especial" que realizan "todos" los niños saharauis por "llevar a cabo sus estudios, a pesar de las dificultades de adaptación".

Por último, un grupo de niños y niñas han representado un baile tradicional de su pueblo a la sala de las Pases Perdudes de la cámara.