"Lo siento, esta película es un fracaso" y otros 'mea culpa' de actores y directores de cine

Carrie Fisher, con el peinado de Leia, en 'Wishful Drinking'.
Carrie Fisher, con el peinado de Leia, en 'Wishful Drinking'.
HBO

"Fue un completo desastre", confesó Alec Baldwin sobre la comedia musical Rock of Ages (2012). Una semana después del estreno, el veterano actor se preguntó: "oh dios mío, ¿qué he hecho?". Este es solo un ejemplo, pero actores, directores y guionistas de renombre han entonado el mea culpa en más de una ocasión. Es el caso de George Clooney, Carrie Fisher, Ben Affleck e, incluso, Pierce Brosnan; estrellas de Hollywood que, aunque adulados por la mayoría, se han visto obligados a admitir que alguno de sus papeles o películas tiñe de negro su impecable currículo filmográfico.

En su día me decían con alegría que se sabían todas mis canciones

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2326459/0/frozen/directora/pide-perdon/#xtor=AD-15&xts=467263
"En su día me decían con alegría que se sabían todas mis canciones

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2326459/0/frozen/directora/pide-perdon/#xtor=AD-15&xts=467263

"Voy a pedir disculpas por Armaggedon, ya que tuvimos que hacer toda la película en 16 semanas. Fue una tarea enorme y no fue justo para la cinta", aseguró Michael Bay sobre su filme de ciencia ficción. El cineasta J.J.Abrams también se disculpó públicamente, aunque no por el controvertido final de Perdidos. El director de Star Trek admitió haber abusado de los destellos de luz en la franquicia de la tripulación Enterprise. "He abusado de ellos, soy consciente y pido perdón. Asumir que eres un adicto es el primer paso para la rehabilitación", broméo.

Carrie Fisher, la eterna princesa Leia de la saga multimillonaria Star Wars, acusó públicamente a George Lucas de "haberle robado su identidad". La actriz confesó en una entrevista a News Week que el papel le ha pesado toda su vida, y llegó a reconocer que uno de los mayores errores fue ceder sus derechos de imagen de manera gratuita a la franquicia cinematográfica. "La gente me decía: tenemos la concesión de licencias para hacer estos calcetines. ¿Cuánto dinero podría haber hecho con todo eso? Lo gracioso es que hasta soy una marca de marihuana", bromeaba Fisher.

Pierce Brosnan, por ejemplo, admitió que nunca fue lo suficientemente bueno como 007. "Laviolencianunca fue real,lafuerza bruta delhombre nuncafuepalpable. La caracterizaciónno tenía unseguimiento a travésde la realidad,que erasuperficial".

Superhéroes estrellados

Los superhéroes, en concreto, se encuentran en la lista negra de muchos actores de Hollywood. Como el Batman que encarnó George Clooney en 1997 en la cinta Batman y Robin —una de las más criticadas sobre el hombre murciélago hasta la fecha—. El actor estadounidense reconoció que cuando vio la película por primera vez pensó que "era una mierda" y  que "lo hacía fatal".

Años más tarde, en su primera Comic Con de San Diego, decidió tomarse las críticas con humor y pidió perdón a los fans por los "polémicos pezones" que lució durante toda la película con el traje de Batman. Desde entonces, Clooney guarda en su casa el cartel oficial para recordar "lo que puede ocurrir cuando participas en películas de tal magnitud". El director de la cinta de ciencia ficción, Joel Schumacher, también dedicó unas minutos a pedir perdón, asegurando que su intención era "hacer una película divertida" y que sentía haber decepcionado a los fans.

Halle Berry es otro de los superhéroes estrellados. La actriz de la franquicia X-Men acudió a la entrega de los Premios Razzie en 2004 para recoger el premio a la Peor Actriz del año por su papel de Catwoman. En la gala, comentó sentirse muy agradecida a Warner Bros. por esa "película de mierda".

Jessica Alba, que en 2005 formó parte del elenco de Los 4 fantásticos, estuvo a punto de dejar la interpretación por culpa del director de esa cinta, Tim Story. "Me decía que mi interpretación era demasiado real, demasiado dolorosa para esa clase de películas. ¿Puedes estar guapa mientras lloras?".

El oscarizado Ben Affleck, por otro lado, se niega a rechazar papeles de superhéroes a pesar de la presión del público, que hace un año se rebeló en las redes sociales e incluso recogió firmas para que el director de Argo no aceptara el papel de Bruce Wayne para la nueva película de Batman, Batman vs. Superman. Todo ello después de que en 2003 encarnara a Daredevil, el justiciero ciego de Marvel. Para calmar a las masas, el estadounidense confesó tener "remordimientos" respecto a la cinta de Mark Steven Johnson. Y aseguró que "si creyese que estamos haciendo otro Daredevil sería yo el que estaría ahí fuera protestando contra mí mismo".

"Si soy sincero, de hecho tengo remordimientos respecto a Daredevil. Y confieso que si creyese que estamos haciendo otro Daredevil sería yo el que estaría ahí fuera protestando contra mí mismo", afirmó en declaraciones a NPR. "Soy muy duro conmigo mismo y tengo unos niveles de calidad bastante exigentes. Siempre quiero hacer un buen trabajo, aunque no siempre lo consiga, pero hay que empezar con ese objetivo", apuntó. "Si soy sincero, de hecho tengo remordimientos respecto a Daredevil. Y confieso que si creyese que estamos haciendo otro Daredevil sería yo el que estaría ahí fuera protestando contra mí mismo", afirmó en declaraciones a NPR. "Soy muy duro conmigo mismo y tengo unos niveles de calidad bastante exigentes. Siempre quiero hacer un buen trabajo, aunque no siempre lo consiga, pero hay que empezar con ese objetivo", apuntó. Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2260776/0/ben-affleck/batman-v-superman/daredevil/#xtor=AD-15&xts=46726
Mostrar comentarios

Códigos Descuento