Miguel Bosé acudió a la presentación del disco de su gran amigo y guitarrista, Pedro Andrés.

El cantante, que es noticia en estos días por el documental sobre su pasado emitido por un programa de televisión, posó para los medios e intentó evitar las preguntas de la prensa.

El cantante dijo que no tenía miedo al documental que ha recordado su pasado y aseguró "las cosas si son ciertas las he hecho y he sobrevivido, lo que duele es que digan cosas que no sean verdad".

De los supuestos problemas con su padre fue muy claro "hay que rellenar espacios".

Miguel reconoció que no había visto el programa porque llegó de viaje muy tarde, pero que le habían dicho que fue muy bonito y respetuoso, siempre con sus pros y sus contras.

El hijo de Lucía Bosé, se enteró en ese momento de que el documental tenía dos partes y exclamó "también he tenido una parte oscura y espero que se diga la verdad, chicos hay que vivir la vida".

Miguel confesó "he hecho cosas tremendas, hay que apostar, sobrevivir, renacer y aprender porque yo no estoy limpio de nada". También le preguntamos por su ambigüedad sexual y señaló "no hay nada más bonito que desatar el deseo, de quien sea, porque el deseo nunca es malo y es bueno tener fantasías".

Sobre los rumores que decían que el actor Toni Cantó se aprovechó del cantante para conseguir fama, dijo "El pobre... Te puedo asegurar que no se aprovechó, lo que pasa es que cada vez que se me acerca alguien dicen eso".

Bosé aseguró que mantiene una amistad estupenda con Toni. Además añadió "vosotros cuando me miráis a los ojos sabéis lo que soy y donde estoy y el resto da igual".