Gracias a sus críticas al texto catalán. El ex president Pasqual Maragall, espera que la «agitación» por decir que no «valía la pena tanto esfuerzo para el Estatut» sirvan para que el texto no sea impugnado por el Tribunal Constitucional (TC) y sea recortado otra vez.

Maragall, que apoyará a su partido, el PSC, en Miravet y Amposta el primer día de campaña electoral, se reafirmó en todos sus lamentos sobre el texto catalán en un artículo publicado en La Vanguardia. El conseller de Relacions Institucionals, Joan Saura, juzgó «equivocadas» las declaraciones de Maragall y cree que la Constitución actual es «válida» para desarrollar los nuevos estatutos aprobados.

ERC insistió en su teoría derrotada en el Parlament de ejercer el «derecho a decidir», si el Constitucional falla contra el Estatut. El ministro de Industria, Joan Clos, justificó las reflexiones de Maragall y respaldó el «gesto de autoridad» de Montilla al obligar a dimitir al delegado en Madrid.