Salut quiere dar al paciente la factura de su tratamiento
Participantes en Fira Gran, ayer, que se celebra en la Barceloneta para la tercera edad. (Eros Albarrán)
El Departament de Salut pretende dar a conocer a los pacientes el coste de cada «acto médico», mediante una factura que refleje lo que ha costado atenderle.

De momento, aún no hay fecha para esta medida, subrayó la consellera de Salut, Marina Geli. No se busca cobrar, sino concienciar a los usuarios de que la «sanidad no es gratuita», que se paga con impuestos y que los recursos son limitados.

Salut busca fórmulas para atajar la demanda injustificada. Geli cree que se debe debatir la posibilidad del copago. También vería bien dar gratis «determinados» medicamentos, caros para el paciente, si así se rompe la desigualdad del sistema. La consellera rechazó limitar la atención a las personas mayores, aunque advirtió de que ciertas operaciones no suponen beneficio en la salud (por ejemplo, poner una prótesis de rodilla o un by-pass a los 90 años).

Jubilación «parcial»

El Consell de la Professió Infermera, que ayer se reunió por primera vez, estudiará reducir la jornada de estos profesionales a partir de los «60 o 61 años» o fomentar las jubilaciones parciales para paliar el déficit de enfermeras, que un estudio cifra en 700.

Otro informe concluye que la mortalidad aumenta un 7% por cada paciente de más que asume una enfermera.

Un año después de las siete jornadas de huelga en la sanidad catalana, Metges de Catalunya plantea nuevas movilizaciones tras el verano. Continúa el déficit de facultativos y de los salarios que desencadenaron aquel paro.

Falta dinero para la dependencia

El Govern cree que los 32 millones de euros previstos para 2008 para financiar la Ley de Dependencia en Catalunya son insuficientes para cubrir a las 130.000 personas que se ampararán. Suponen el 14% del total y se reclama el 15,3%. La Generalitat presentó ayer los 944 pisos sociales que construirá para la tercera edad.