La cantante iba a fotografiarse con una niña cuando otra pequeña le dijo que no lo hiciera porque tenía piojos. Shakira no le hizo caso y confesó que ella también se infectó en alguna ocasión cuando era niña. Entonces, su madre le fumigaba la cabeza con insecticida para aniquilar los parásitos.