Las calles de Bollullos arderán en la víspera de la Inmaculada con la quema de las 'gamonitas'

Las calles de la localidad de Bollullos Par del Condado (Huelva) arderán en la víspera de la festividad de la Inmaculada con la tradicional quema de las 'gamonitas', una celebración que desde hace más de 150 años se celebra en este municipio del Condado onubense.
La tradicional quema de las 'gamonitas' en Bollullos.
La tradicional quema de las 'gamonitas' en Bollullos.
EUROPA PRESS/AYTO BOLLULLOS

Las calles de la localidad de Bollullos Par del Condado (Huelva) arderán en la víspera de la festividad de la Inmaculada con la tradicional quema de las 'gamonitas', una celebración que desde hace más de 150 años se celebra en este municipio del Condado onubense.

Según ha informado el Consistorio en una nota de prensa, la tradicional quema de las 'gamonitas' es una fiesta pagana de connotaciones religiosas, ya que a pesar de que la tradición se pierde en el tiempo, viene según se cree, de la quema de enseres, ropas o muebles, junto a plantas aromáticas, para acabar con la epidemia de cólera que azotaba las tierras del Condado de Niebla.

Por ello, los bollulleros sacaron por entonces en procesión de rogativas a su Patrona, la Virgen de las Mercedes, para que no se extendiera el citado mal y se cuenta que, como consecuencia de la procesión, se paralizó la enfermedad en este pueblo a pesar de la tremenda expansión por los pueblos vecinos. Así, desde 1855, el día de la Inmaculada Concepción, Bollullos cumple el rito de jurar los votos y protestación de fe en el llamado dogma de la Inmaculada, junto con Almonte, "los primeros municipios en la provincia de Huelva".

De este modo, recuerdan que aquellas hogueras que llenaban las calles de la ciudad, se unieron a la festividad religiosa del día de la 'Pureza', ya que se purificaba el aire ante la enfermedad, que según los médicos de la época, creían se transmitían por el aire.

Hoy en día, no se queman plantas aromáticas, sino la planta denominada gamon común (Asphodelus ramosus), siendo las gamonitas las 'antorchas' o manojos que se hacen con las ramas de estas plantas. Éstas se recogen en los vallados de los caminos o bosques de la zona, se amontonan y secan, para confeccionar con ellos los haces que se queman en la víspera del 8 de diciembre.

Las calles y plazuelas "arden literalmente" llegándose a contar por cientos las fogatas o candelas de 'gamonitas' que los bollulleros encienden en honor de su Patrona y como ritual de aquel milagro de 1855. Las calles son puras hogueras y desde los balcones y azoteas se puede contemplar un paisaje curioso, al mostrarse desde cualquier atalaya bollullera, "una enorme e iluminada humareda por el reflejo de las luces de la ciudad, y candelas por todas las calles y rincones".

Por tanto, destacan desde el Consistorio que es "interesante" visitar Bollullos en esta noche mágica, en la que se mezclan las voces de la chiquillería con el crepitar de las candelas y las viejas tonadas de los campanilleros bollulleros que tienen una tradición de más 300 años.

Para este año, la Concejalía de Cultura del municipio organiza un concurso de belenes con el fin de premiar la elaboración, decoro y artesanía de los bollulleros.

Asimismo, la Concejalía editará un díptico donde quedará figurado el itinerario que vincula el conjunto de belenes participantes en el concurso, posibilitando que los ciudadanos que lo deseen puedan contemplarlos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento