El tratamiento del VIH/Sida para una persona en Extremadura cuesta, de media, unos 8.000 euros al año que son asumidos por sistema de salud público de la región, ya que las pastillas se dispensan de manera gratuita en las oficinas de farmacias de los hospitales de la región.

No obstante, esta cifra incluye, solamente, los antirretrovirales, a lo que hay que sumar el coste de las consultas médicas, así como otros tratamientos que también se les diagnostican por problemas de salud ligados a la edad.

Así lo ha explicado, en declaraciones a Europa Press, el coordinador Regional del VIH en el Servicio Extremeño de Salud (SES) y médico de familia, Gustavo González, que ha asegurado que los recursos de los que dispone el sistema sanitario extremeño son "bastantes buenos" dados los tiempos que corren.

Además, ha incidido en que en Extremadura "no ha habido restricciones" para combatir el virus y que no se ha "denegado" la prestación a personas que lo necesitaban y que su departamento tampoco ha recibido "ninguna queja" ni "personal" ni "colectiva" por parte de las oenegés.

De hecho, los tratamientos antirretrovirales se "mantienen" "independientemente" de cual sea la situación de la persona como ocurre con los inmigrantes, dado que la Consejería de Salud aprobó una resolución para garantizar la atención sanitaria a este colectivo, el Programa de Atención Sanitaria de Seguimiento en Extremadura (Pascaex).

No obstante, Gustavo González considera que los recursos "nunca son suficientes ni para el VIH, ni para otro tipo de patología porque cada vez hay más pacientes", aunque asegura que desde la oficina de coordinación del VIH, luchan para que los recursos existentes se mantengan "con el mismo nivel que ahora", especialmente, en el caso de los tratamientos antirretrovirales "para que tengan acceso todas las personas".

Oficina de coordinación regional

Respecto a las funciones que desempeña dicha oficina, ha explicado que coordina "todas" las funciones que desarrollan tanto de entidades públicas como privadas en la región en la atención integral de las personas con VIH/Sida.

En el ámbito privado, ha continuado, se engloban las entidades pertenecientes al Tercer Sector, como las ONG, cuya labor está enfocada a la prevención primaria, es decir, educación para la salud a través de talleres informativos, cursos, intervenciones con distintos sectores de la sociedad para prevenir la infección.

"Fundamentalmente, se centran en la población que consideramos especialmente vulnerable, es decir, que tienen un mayor número de prácticas de riesgo", ha detallado.

Entre ellos, los jóvenes que según Gustavo González, "han perdido la percepción del riesgo" al nacer en un época en la que el VIH ha pasado a ser una enfermedad crónica, los hombres que tienen sexo con hombres, "que tienen un mayor número de prácticas de riesgo" y también, las personas que ejercen la prostitución "tanto masculina como femenina".

Así, las oenegés abordan estos ámbitos a los que la Administración "difícilmente" llega, mediante programas subvencionados como los desarrollados por el Comité Antisida de Extremadura (CADEX) o la Fundación Triángulo o también a través de material y apoyo, en el caso de la Asociación para la prevención, reinserción y atención de la mujer prostituida (Apramp) y la Fundación Atenea.

Abordaje del vih desde el sistema sanitario

Por otra parte, cuenta con otro "gran bloque" dentro del sistema sanitario público y que aborda la atención a las personas seropositivas cuando se les diagnostica la infección.

En este punto, ha explicado que el diagnóstico en la región se puede realizar de tres formas. En primer lugar, mediante una analítica solicitada al médico de atención primaria, previa solicitud. En segundo lugar, en laboratorios privados y en tercer lugar, mediante la llamada prueba rápida y que realizan tanto al CADEX como la Fundación Triángulo a través de un programa subvencionado.

A través de dicho programa, explica Gustavo González, las oenegés salen a "ofertar" la prueba a los colectivos de riesgo con el objetivo de que "la prueba no quede limitada al ámbito sanitario".

De una forma totalmente confidencial y gratuita, la persona puede saber en cuestión de 15 minutos si es portador del virus o si el resultado es negativo. En caso de un positivo, se deriva a la persona al sistema sanitario para confirmarlo y comenzar cuanto antes el tratamiento con antirretrovirales.

Una vez diagnosticada, y en función de los criterio clínicos, la persona comienza los tratamientos que se ofertan en las farmacias hospitalarias "de forma gratuita" para el tiempo que se le ha prescrito por parte del médico.

Reproducción asistida gratuita

En cuanto a las prestaciones que el SES pone a disposición de las personas infectadas, hay dos "importantes", señala el responsable regional del VIH en Extremadura como son el tratamiento de la lipotrofia y la reproducción asistida en parejas serodiscordantes, que se realiza en Badajoz.

Asimismo, ha destacado también el trasplante hepático en caso de coinfección entre el VIH/Sida y la hepatitis C. Todos son recursos "gratuitos" que el sistema sanitario extremeño pone a disposición de los pacientes.

Por último, ha hablado sobre el abordaje de la enfermedad desde la atención social, exclusión social y la reincorporación laboral que realizan también las ONG, principalmente, el CADEX mediante los programas de Atención personal o los pisos tutelados subvencionados por la Administración pública.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.