Para desplazarse por la fachada marítima de Valencia hasta la pedanía de Port Saplaya no será necesario utilizar el coche, puesto que en dos años una nueva prolongación del tranvía unirá la actual línea 4 con la playa de la Patacona, Peixets y la zona urbanizada de Port Saplaya.

Así lo anunció ayer el conseller de Infraestructuras, José Ramón García Antón, quien explicó que desde el final de la avenida de los Naranjos partirá el nuevo ramal hacia el norte (presumiblemente por la avenida de la Malvarrosa). En una primera actuación se llegará hasta la Patacona (unos dos kilómetros de longitud) para, posteriormente, prolongarla hasta Peixets y Port Saplaya.

En aproximadamente un mes estará perfilado el proyecto (se sabrá recorrido exacto, número de paradas...), el año que viene arrancarán las obras y en 2007 estarán prácticamente finalizadas.