La Sala Especial del Supremo decidió sin embargo no anular siete candidaturas independientes impugnadas por la Abogacía del Estado.

Tanto la Fiscalía como el Gobierno pidieron la semana pasada la anulación de estas candidaturas - alrededor de la mitad de las ANV y todas las de AS - por considerar que tras ellas estaba Batasuna, algo desmentido por las formaciones.

'Los señores del PSOE y del PNV han hecho tongo (...) en el proceso, están haciendo tongo en las elecciones', aseguró el domingo tras conocer las decisiones judiciales el portavoz de Batasuna Joseba Álvarez.

Los fallos, adoptados por unanimidad, pueden ser recurridos en amparo ante el Tribunal Constitucional, que deberá establecer definitivamente cuáles pueden concurrir a las próximas elecciones municipales y autonómicas.

La decisión sobre AS se tomó antes de la medianoche, mientras que la de ANV se comunicó a primera hora de la mañana del domingo tras una maratoniana sesión sin precedentes que se prolongó durante toda la noche.

En sus autos, el Supremo señaló que desde la ilegalización de Batasuna en 2003, 'la banda terrorista ETA ha mantenido intacto su interés en participar' en política, para lo que ha empleado a 'las organizaciones instrumentales que ha venido reputando como adecuadas para la consecución de sus fines'.

En este sentido, consideró que tanto las agrupaciones electorales como ANV - un partido legal que repudia la violencia y que lleva treinta años sin presentarse a unas elecciones - forman parte de una estrategia diseñada por Batasuna para perpetuar su actividad en la vida política.

ILEGALIZACIÓN DE ANV

La Sala del 61 expuso sin embargo las diferencias procesales de actuar contra una agrupación electoral y contra un partido, y señaló que la Fiscalía y la Abogacía del Estado deberían haber instado a la ilegalización de ANV y no a la anulación de candidaturas concretas de este partido.

El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, utilizó este argumento para criticar la actuación del Gobierno, y aseguró que 'ETA y Batasuna se pueden presentar a las elecciones' a través de las candidaturas no impugnadas ante el Supremo.

'La justicia ha cumplido y el Gobierno no ha cumplido', dijo Rajoy en un acto electoral en Sevilla.

Por su parte, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, consideró que el fallo mandaba el mensaje a Batasuna de que sólo cumpliendo estrictamente la ley se puede incorporar al Estado democrático.

'La ley no se puede burlar, se tiene que cumplir, eso es lo que ha dicho el Tribunal Supremo al anular todas las candidaturas a través de las cuales Batasuna pretendía introducirse ilegalmente en estas elecciones', dijo el domingo.

Dirigentes de Batasuna han asegurado en varias ocasiones que la izquierda abertzale estará presente en las elecciones de mayo y han advertido de que si no pueden participar se impedirá también 'la construcción de un proceso democrático'.

ETA, que en plena tregua puso el pasado diciembre una bomba en el aeropuerto de Barajas que mató a dos personas y puso fin al proceso de diálogo anunciado por el Gobierno, también ha señalado que 'tomaría muy en cuenta' si no se permite la presencia de la izquierda abertzale en los comicios.

La Sala Especial del 61 del Supremo - llamada así por el artículo 61 de la Ley Orgánica del Poder Judicial -, está formada por 15 jueces más el presidente del citado tribunal y del Consejo General del Poder Judicial, Francisco José Hernando.

/Por Blanca Rodríguez/