Antonio A.O., el hombre de 79 años que el virenes mató a su mujer de 83, Consuelo G.O., en el municipio sevillano de Utrera, pasará este domingo a disposición del juzgado de guardia de la localidad, según informó un portavoz de la Guardia Civil.

¿Cómo sucedieron los hechos?

El anciano sufría fuertes depresiones

El fallecimiento tuvo lugar entre las 21.30 y las 22.00 de la noche del viernes, después de que el detenido propinará catorce puñaladas a su mujer, una de las cuáles le seccionó la yugular y otra la tráquea.

Inmediatamente después llamó a sus tres sobrinos para contarles lo sucedido y les dijo que no llamarán a la ambulancia, que estaba muerta.

Tras recibir la llamada de su tío, éstos que eran los familiares más cercanos del matrimonio, puesto que no tenía hijos, se acercaron al domicilio conyugal, en la calle Madres Carmelitas número 4, y comprobaron que la mujer, efectivamente, había muerto, por lo que avisaron a los vecinos, que fueron quienes llamaron a la Policía Local.

El levantamiento del cadáver de la mujer tuvo lugar en torno a la medianoche y el marido fue detenido por la Guardia Civil, en cuyo cuartel permanece desde anoche. De las investigaciones se ha hecho cargo el Equipo Mujer-Menor del Instituto Armado.

Los vecinos están conmocionados
Los vecinos de Antonio y Consuelo se han mostrado muy afectados y sorprendidos ante los hechos. Les consideraban un matrimonio bien avenido y no había antecedentes de denuncias por malos tratos, aunque él padecía fuertes depresiones. Se han mostrado muy afectados y sorprendidos ante los hechos

No hay nada en este mundo que justifique este tipo de acciones

El alcalde de la localidad, Francisco Jiménez, lamento este suceso y apuntó que "parece fruto más bien de una enajenación mental del esposo.

Es un hecho terrible pero no es uno de los típicos casos de violencia de género, todo lo contrario, pues la mayor preocupación del presunto autor era el cuidado de su mujer y tenía miedo de que su mujer quedara desatendida".

Los organismos responden
Por su parte, la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Sevilla, Angeles García, condenó y mostró su repulsa por esta muerte y apuntó que "no hay nada en este mundo que justifique este tipo de acciones".

A pesar de reconocer que "no había antecedentes de maltrato ni denuncias de ningún tipo", indicó que "sí se puede considerar como caso de violencia de género, pues, al parecer, el hombre argumenta que la mató por amor, para que no se quedara sola'".

"No hay nada en este mundo que justifique matar a otra persona y las decisiones de una persona no tiene que tomarlas nadie por otra, cada persona es libre y nadie es dueño de nadie", añadió.