La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha presentado los mapas de riesgo y peligrosidad de inundación de los entornos de Jaén. Cifra en "alrededor de 1.000 viviendas" las que están en el periodo de retorno de 100 años en diversos tramos de los ríos Quiebrajano, Guadalbullón y Eliche y, una vez fijada esta línea, se estudiará "caso a caso" para tratar de arbitrar medidas que permitan su "salvaguarda". Las que "no son susceptibles" de regularización serán las que se ubiquen en Dominio Público Hidráulico, aunque no se han precisado cuántas serían.

Así se ha puesto de manifiesto en la rueda de prensa celebrada este jueves con asistencia del presidente de la CHG, Manuel Romero, junto al comisario de Aguas, Rafael Alvárez, y el director de este estudio, Rafael Poyatos; el alcalde de la capital, José Enrique Fernández de Moya, y el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo.

Romero ha explicado que estos trabajos se realizan en cumplimiento de una directiva europea y su transposición en la normativa española, cuya aplicación en Andalucía va "con retraso" tras la gestión de la cuenca por parte de la Junta. Así, fue el año pasado cuando se presentó la evaluación preliminar de la cuenca que identificó 109 áreas de riesgo potencial. Ahora se está en la segunda fase, que es la elaboración de los citados mapas, a la que seguirá la tercera con los planes de gestión de riegos que deben recoger las medidas que en cada zona deben tomar las administraciones implicadas.

El primero de esos mapas de peligrosidad y de riesgo en completarse ha sido el de las inmediaciones de Jaén, donde se han determinado siete zonas con riesgo de inundaciones en varios puntos de los ríos Quiebrajano, Guadalbullón y Eliche que abarcan 44 kilómetros en los conocidos como 'Los Puentes', en la capital, así como en los términos municipales de Los Villares y La Guardia de Jaén.

Romero ha señalado que se ha "priorizado" este estudio respecto a la planificación prevista en el conjunto de la demarcación del Guadalquivir por la especial situación de este punto de la cuenca, sobre el que la Confederación demuestra una "especial preocupación".

El objetivo de este informe, con el que se amplía otros anteriores así como la superficie analizada, es lograr un conocimiento preciso de las afecciones para la población y actividades que acoge este suelo. En él, se delimitan las zonas de dominio público hidráulico y las de periodo de retorno de 100 años, así como las zonas de flujo preferente —línea legal que coincide básicamente con este tiempo que marca áreas donde no puede haber edificaciones o actividades vulnerables al agua y que perjudiquen la evacuación de caudales— y hasta las de un periodo de 500 años.

Por su parte, el alcalde ha agradecido la labor de la Confederación como "gran aliada" de la ciudad para "resolver un problema endémico". Tras subrayar la complejidad de los mapas, ha calificado de "gran noticia" que se pase a delimitar el periodo de retorno de 500 a 100 años, con lo que el número de viviendas afectadas se reduce, sino que "antes, por debajo de 100 años no se podía salvar ninguna". "Ahora, por debajo, permite estudiar caso a caso arbitrando medidas, consideraciones en las viviendas, que van a permitir la salvaguarda del patrimonio de los jiennenses que allí tienen una vivienda", ha declarado.

Eso sí, no ha entrado en plazos para acometer "el mayor proceso, dentro de la normativa vigente, que permita la regularización de esas viviendas". Sí ha dicho que habrá un "trabajo conjunto de Confederación y del Ayuntamiento, como autoridad urbanística, y de la Administración autonómica en el ámbito de sus competencias" para analizar "caso a caso".

"un medio,

No un fin"

En esta línea ha incidido el presidente del Organismo de cuenca al recalcar que los mapas de peligrosidad y riesgo suponen un medio "muy útil", pero "no un fin" para que las autoridades urbanísticas determinen "aquellos tipos de construcciones que se puedan autorizar".

"Las que caigan en Dominio Público Hidráulico no son susceptibles de legalización", ha indicado el comisario de Aguas. En el deslinde de este dominio y encauzamiento de los ríos presentado en octubre de 2010 (cuando la gestión de la CHG era autonómica) se apuntó que una vivienda debería ser demolida y la afección parcial de otras doce, si bien ahora no se ha precisado cuántas serían.

Para las demás habrá que esperar a la tercera fase en la directiva marco europea sobre inundabilidad, que es el plan de gestión de riesgos. Debe estar listo "a finales de 2015" y en él se establecerán las medidas que, "de acuerdo con lo que proponga el Ayuntamiento", en este caso de Jaén, sirvan para tratar de regularizar inmuebles que "se encuentren incluso en la zona de flujo preferente".

Para llegar a esa fase, el siguiente paso será la exposición pública del documento final de los mapas de peligrosidad y riesgo en los ríos Quiebrajano, Guadalbullón y Eliche, en las inmediaciones de la capital, algo que se espera en noviembre y por un periodo de tres meses.

El documento, que será colgado en la página web www.chguadalquivir.es a lo largo del mes de noviembre, determinará con exactitud el número de viviendas que quedan dentro del dominio público hidráulico y que difícilmente podrían ser regularizadas y cuáles podrán regularizarse, en función de la geolocalización de cada una de ellas y en función de los períodos de retorno en que se encuentren ubicadas.

DESBORDAMIENTOS

La zona tradicionalmente conocida como 'Los Puentes de Jaén' viene sufriendo las consecuencias de los temporales por desbordamiento de los ríos Quiebrajano, Guadalbullón y Eliche, habiéndose registrado el último episodio de considerable importancia en febrero de 2010.

Estos subtramos de ríos, que suman en total 44 kilómetros, pertenecen a los términos municipales de Jaén (31,09 kilómetros), Los Villares (2,62 kilómetros) y La Guardia de Jaén (10,4 kilómetros) y han sido incluidos en siete áreas de riesgo potencial significativo de inundación (La Guardia de Jaén, Los Villares, el tramo aguas arriba del Puente Jontoya, en tres subtramos, y el río Guadalbullón aguas abajo del Puente Jontoya, en dos subtramos).

Las zonas inundables obtenidas se corresponden con las líneas con importancia legal, según la legislación vigente y que pueden dar lugar a restricciones o condicionantes de uso. En el transcurso de la presentación posterior a los vecinos, responsables de la CHG han explicado con ejemplos de puntos concretos las líneas correspondientes al dominio público hidráulico, la zona de flujo preferente y las de periodo de retorno de 100 y 500 años, a partir de las cuales se elaboran los mapas de peligrosidad y riesgo.

Consulta aquí más noticias de Jaén.