La Universidad de Valladolid, como consecuencia de la tasa de reposición impuesta por el Gobierno, ha visto cómo la plantilla de sus profesores ha perdido un total de 250 efectivos en los últimos tres años y medio, tal y como constata un estudio sobre el personal docente e investigador elaborado por el vicerrector de Profesorado, José Carlos Cobos, y del que ha informado esta mañana el Consejo de Gobierno de la UVA, reunido en la Sala de Juntas del Palacio de Santa Cruz.

En este estudio se analiza el efecto que sobre la plantilla de la UVA está teniendo el envejecimiento de los profesores y la tasa de reposición de empleo público, y surge a raíz de un informe redactado por la CRUE en el que se alerta de los profesores que en el conjunto de las universidades españolas no podrán renovarse por la aplicación de la citada tasa de reposición.

El estudio llega, entre otras, a las siguientes conclusiones: para el curso 2013-2014 el 31,5% de la plantilla de catedráticos de universidad de la UVA tiene una edad entre los 60 y los 64 años; casi la mitad de los profesores funcionarios, el 44,8%, tiene más de 55 años; en apenas tres años y debido a la tasa de reposición impuesta por el Gobierno se han perdido 250 profesores, de los que 21 son catedráticos de universidad y 22 profesores titulares de universidad, y los centros más afectados son la Facultad de Medicina y la ETS de Arquitectura.

Los miembros del Consejo de Gobierno han conocido también a través del vicerrector de Economía, Alfonso Redondo, la relación que ha mantenido la Universidad de Valladolid con la empresa Cofely.

La UVA mantenía hasta el pasado 31 de agosto con Cofely un contrato para el mantenimiento de las instalaciones de calefacción, climatización y producción de agua caliente sanitaria, contrato que se adjudicó el 17 de agosto del 2010 por el procedimiento abierto con publicidad por el importe de 287.563,64 euros y para el plazo de dos años prorrogable por otros dos.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.