El PSIB ha anunciado este jueves la presentación de una enmienda a la totalidad y 160 parciales al Proyecto de Ley Agraria del Govern con el objetivo de "buscar la rentabilidad" de este sector, que representa el 1,3 por ciento del PIB, "pero no a través de la especulación en suelo rústico, como hace el proyecto del PP".

Así se ha pronunciado el diputado socialista, Marc Pons, acompañado de la consellera socialista Mercedes Garrido, quien ha remarcado "la falta de receptividad del Govern para buscar acuerdos y consenso para la Ley Agraria". Además, ha considerado "inadecuado" que el proyecto suponga la modificación de 18 artículos de la Ley de pesca, aprobada hace menos de un año.

Según ha dicho, este sector, que gestiona al 73 por ciento del territorio, presenta una disminución de los beneficios por su explotación y un incremento de los costes motivados por la insularidad, lo que deriva en el abandono de las fincas por parte de algunos propietarios.

El proyecto impulsado por la Conselleria de Agricultura, según el PSIB, hace hincapié en el aprovechamiento de las explotaciones agrarias para usos terciarios o turísticos, lo que "habilitaría a hacer campos de polo o agroturismos como la solución para la mejora de la renta agraria". Esto, ha dicho Pons, es algo "poco indicado por la mejora del sector agrario".

Por ello, ve necesario "mejorar la renta agraria pero no a través del fomento de la especulación" y han presentado 160 enmiendas al articulado de la Ley, y una a la totalidad que se debatirá el próximo martes en el pleno del Parlament, "para incrementar la competitividad y los beneficios de la renta agraria".

Las propuestas socialistas pasan para "definir el sector ganadero y la agricultura ecológica como estratégicos, además del equino, único sector destacado por la ley en este sentido".

El diputado socialista ha hecho un llamamiento para la redacción de un "plan de reestructuración por el sector lechero" ante la "inminente liberalización de la cuota lechera". Con la agricultura ecológica, "y lo hemos visto ahora con las fumigaciones que se han realizado", falta una valorización del producto, y la definición de canales de comercialización que hagan viable el cultivo de esta mercancía de calidad superior, lo que, según su opinión, favorecería que las islas fueran declarada territorio libre de transgénicos.

Otro paquete de enmiendas se dirigen directamente al hecho cooperativista, que deberían tener "mecanismos de compra que los favorecieran o canales de exportación para sus productos". Asimismo, se incide en la previsión de un plan de regadíos que incluya los recursos hídricos obtenidos del aprovechamiento de las aguas terciarias, la regulación de caminos públicos dentro del medio rural, o la promoción de la venta directa que el agricultor puede poner en marcha en su finca.