El periodo medio de pago a los proveedores del Ayuntamiento de Santander ha bajado a 12 días, según ha informado este jueves la concejala de Economía y Hacienda, Ana González-Pescador, durante el Pleno de la Corporación municipal que ha aprobado un plan de reducción de la deuda durante la próxima legislatura, de 2015 a 2019, y ha dado luz verde además a la modificación de las ordenanzas fiscales de impuestos y tasas para el próximo año.

La edil ha destacado la bajada del tiempo que tarda de media el Consistorio en pagar las facturas, y que en el segundo trimestre de este año se situaba en 41,3 días, 19 antes del plazo máximo legal establecido. Ahora, ese periodo se ha reducido a menos de la mitad, aunque se han introducido también cambios en el sistema de baremación.

González-Pescador ha dado a conocer la demora media de 12 días en el pago a proveedores durante el debate del plan de reducción de la deuda para la próxima legislatura, que permitirá ahorrar "cuatro millones de euros", según el alcalde, Iñigo de la Serna. La iniciativa ha salido adelante con el voto favorable del PP, en contra del PSOE y la abstención del PRC.

Además, el Pleno también ha aprobado de forma inicial la modificación de las ordenanzas fiscales de impuestos y tasas para el próximo año, que tanto el regidor como la edil 'popular' han defendido como una bajada "histórica". "Nunca jamás en la historia de la ciudad", ha sentenciado De la Serna, se ha producido una reducción tan "importante" como la aprobada hoy.

Sin embargo, la oposición ha negado dicha bajada en impuestos y tasas, y han asegurado que en la capital cántabra hay "la mayor presión fiscal de la historia", en el momento, también, de "mayor deuda" y "menor inversión pública".

"No es el momento de subir impuestos", ha apuntado el concejal socialista Pedro Casares, que se ha referido a los anuncios del alcalde del PP como un "engaño masivo" ante las próximas elecciones municipales de mayo. Desde el PRC, Amparo Coterillo ha manifestado que "suben los impuestos" al tiempo que "bajan" el número de vecinos y la población activa, con lo que la ciudad "pierde músculo", ha apostillado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.