Agencia Fitch
Imagen de la sede de la agencia de calificación Fitch en Nueva York. ARCHIVO

La agencia de calificación Fitch ha decidido este viernes mantener la nota de la deuda española en BBB+, equivalente a un aprobado alto, con perspectiva estable.

En su informe, la agencia destaca que la calificación de España se mantiene por debajo de otras grandes economías avanzadas porque su solvencia es más vulnerable al ajuste económico y financiero dentro de la zona del euro. Sin embargo, también señala que España cuenta con fortalezas estructurales como "la buena gobernanza" y una economía diversificada con un alto valor añadido, lo que le permite mantener una nota que implica una "calidad crediticia aceptable".

Fitch no contempla que Cataluña pueda independizarse Entre los factores que ha tenido en cuenta para mantener la calificación está la previsión de que España consiga el objetivo de reducción de déficit público comprometido para este año en el 5,5% del PIB, después del "fuerte ajuste fiscal" realizado en 2012 y 2013, y gracias al repunte de la demanda interna. Para el próximo año, no obstante, contempla una desviación de tres décimas respecto a la meta del 4,2% del PIB.

Sobre la deuda pública, calcula que tocará techo en el 102% del PIB en 2016, lo que junto al alto endeudamiento del resto de sectores de la economía y a un desempleo excepcionalmente alto constituyen los puntos más débiles de la economía española. Con todo ello, Fitch mantiene más o menos estables su previsiones de crecimiento del PIB para 2014 y 2015 (1,3% y 1,7%, respectivamente), si bien ha modificado a la baja las de inflación, hasta una tasa media del 0% para este año y del 0,5% para el próximo.

También destaca que durante los últimos tres años se han producido importantes reformas en el mercado laboral, el sistema de pensiones, el marco fiscal y el sector financiero, y dice que no espera nuevos cambios estructurales importantes antes de las elecciones generales de finales de 2015. Además, subraya que la reestructuración del sector bancario ha avanzado mucho desde 2012 y que apenas hay riesgo de que en el medio plazo el sistema financiero vuelva a necesitar una inyección de capital del Estado.

No espera nuevos cambios estructurales importantes antes de las elecciones Entre los factores que podrían llevar a una futura subida de nota señala la mejora del mercado de trabajo, la mejora de la balanza exterior y la reducción de la deuda y el déficit públicos. Por el contrario, podrían ser determinantes para una rebaja de la nota un crecimiento económico inferior a lo previsto, el retorno a un importante déficit de la balanza de pagos y un progreso más lento en el recorte del déficit y la deuda.

También tendría una influencia negativa que se llegara a producir una crisis constitucional derivada de la ruptura de las relaciones entre los gobiernos central y catalán, aunque la agencia  no contempla este escenario.

Esta es la segunda revisión de Fitch este año, después de que el pasado 25 de abril la agencia elevara la calificación de España desde el nivel más bajo en el que la había situado como consecuencia de la crisis, a dos pasos de denominado "bono basura".