Es habitual que nos sorprenda periódicamente con sus cambios, sobre todo, de peso, pero la actriz Renée Zellweger se presentó el lunes a los premios Elle, en Los Ángeles, con otro rostro.

La actriz se hizo famosa encarnando a la simpática Bridget JonesLa que fuera protagonista de El diario de Bridget Jones, donde encarnaba a una solterona tendente a la obesidad y desafortunada en el amor, apareció muy delgada a la cena (celebrada en el hotel Four Seasons), pero también con unas facciones distintas.

Su rostro redondeado ha dado pie a una cara mucho más angulosa. Con una larga melena rubia y peinada a un lado, y un ceñido vestido negro, Zellweger acudió con Doyle Bramhall II, el músico de blues y rock n'roll con el que tiene una relación desde hace años.

Ganadora de un Oscar

La actriz nació en 1969 en Katy, en el estado de Texas (EE UU). En 2004 ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto por Cold Mountain, donde coincidió con Nicole Kidman, otra estrella asidua al cirujano plástico y con la que, precisamente, ahora guarda algún parecido.

Zellweger ya había optado al Oscar como actriz principal por otras dos películas: Chicago (2002) y El diario de Bridget Jones (2001), por la que se hizo famosa.