'Águila Roja': del estreno de la nueva temporada en televisión a las librerías

  • 'El siglo de Águila Roja' está firmado por José Ángel Mañas, que ha querido reflejar en este libro la España del siglo XVII.
  • "Es un libro muy entretenido, fiel a los personajes y con mucho rigor histórico, que le falta en ocasiones a la serie", dice el actor Javier Gutiérrez.
  • El siglo XVII es una época en el que la nobleza acaba siendo "cortesana y pedigüeña" y también había mucha "promiscuidad sexual".
Imagen de la serie 'Águila Roja'.
Imagen de la serie 'Águila Roja'.
TVE

La serie Águila Roja, que cada semana sigue una media de 4 millones de espectadores, cuenta con un extensión literaria a cargo de José Ángel Mañas, quien ha querido reflejar en esta novela la España del siglo XVII, "cómo se comía, cómo se vestía y cómo se vivía", ha dicho el autor.

El siglo de Águila Roja (Planeta) es una "larga conversación entre Gonzalo y Satur", esa especie de don Quijote y Sancho Panza de la ficción de TVE, que Mañas ha trufado de "recuadros" históricos desde los orígenes del Imperio español hasta la prostitución en el siglo XVII, pasando por los orígenes de la Inquisición.

El autor de Historias del Kronen ha presentado su nueva obra a la prensa en la Plaza Mayor de Madrid, uno de los escenarios de la época de Águila Roja, donde celebraran desde autos de fe a corridas de toros o fiestas de "luminarias", los fuegos artificiales de la época.

"Es un libro muy entretenido, fiel a los personajes y con mucho rigor histórico, que es lo que le falta en ocasiones a una serie que básicamente es de aventuras puras y duras", ha explicado a Efe Javier Gutiérrez, el entrañable Satur de Aguila Roja, durante un recorrido por los puntos de Madrid por los que transcurre el libro.

La historia arranca en la madrugada del Viernes Santo de 1662, cuando Gonzalo de Montalvo, el ninja del Siglo de Oro y su fiel ayudante Satur atraviesan a caballo la Puerta de Santo Domingo y bajan por la calle Leganitos hacia lo que entonces era el Camino el Río.

Han dejado atrás la barriada de San Felipe, como aparece en la serie y que se ubicaría hoy en la Plaza de Pontejos, a espaldas de la Puerta del Sol y que era "sobre todo un mercado, como se puede ver en la serie", ha explicado Mañas.

Un siglo en el que la nobleza acaba siendo "cortesana y pedigüeña", y en el que "había mucha promiscuidad sexual, como también se ve en la serie", señala el autor, quien se puso a escribir este encargo de Globomedia después de visionar en poco más de una semana hasta 64 episodios de Águila Roja.

De este repaso por el XVII, a Javier Gutiérrez le han gustado sobre todo "los capítulos de la picaresca y cómo vivían los cómicos en la época de entonces", así como el paralelismo con la época actual en cuanto a "la corrupción y los impuestos y cómo se apretaban la clavijas a los ciudadanos de entonces. En eso no hemos cambiado mucho...".

Aunque la serie no está específicamente ubicada en Madrid, "siempre se habla de la Villa", ha explicado por su parte el director de Ficción de TVE, Fernando López Puig, quien ha señalado que Águila Roja seguirá en pantalla mientras "el espectador siga demandándola".

En su sexta temporada Águila Roja ha congregado en sus últimas entregas a 4 millones de espectadores, que además de los melodramas familiares y amorosos siguen con atención los "hechos reales y leyendas" a partir de los cuales se desarrolla la ficción, ha explicado a Efe su productora ejecutiva, Pilar Nadal.

"En la serie hacemos posible lo plausible, y siempre tenemos claro que tenemos que hablar de temas del siglo XVII, porque si algo funciona en otra serie, no sirve para Águila Roja", apunta la creadora de las tramas.

Nadal concluye que su experiencia respecto al púbico que sigue la serie le ha demostrado que "el entretenimiento es uno de los posible caminos para llegar al conocimiento".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento