Una sanitaria del hospital de Dallas que atendió al primer paciente diagnosticado con el ébola en EE UU ha dado positivo en una primera prueba, según anunció este domingo en su web el departamento de Salud de Texas.

Un segundo test, realizado también este domingo por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta, ha confirmado el contagio.

La mujer, que según CNN es enfermera y que ahora ha sido aislada, atendió en el hospital presbiteriano de Dallas a Thomas Eric Duncan, la primera persona diagnosticada con ébola en Estados Unidos y que falleció el pasado miércoles. Según las autoridades sanitarias de EE UU, "tuvo un amplio contacto" con Duncan.

La paciente llevaba el traje de protección requerido, con bata, guantes y máscara, durante su contacto con el enfermo pero "en algún momento hubo un fallo en el protocolo" de seguridad que ahora las autoridades de los CDC van a investigar.

Hemos aumentado nuestro equipo en Dallas y trabajado diligentemente para evitar cualquier extensión (del virus)El paciente, cuya prueba preliminar positiva fue realizada por el Servicio de Salud estatal en Austin, comunicó que tenía fiebre baja en la noche del viernes. El doctor David Lakey, comisionado del Departamento de Salud de Texas, declaró en el comunicado que "sabíamos que era posible un segundo caso, y nos hemos preparado para esa posibilidad".

"Hemos aumentado nuestro equipo en Dallas y trabajado diligentemente para evitar cualquier extensión (del virus)", añadió.

Las autoridades sanitarias han entrevistado a los pacientes para identificar y localizar a los contactos con posibilidades de exposición al virus, agrega la nota, que precisa que las personas que mantuvieron contacto con la sanitaria después de que presentase síntomas serán controlados en función de su exposición.

Duncan fue el primer caso de ébola diagnosticado fuera de África Occidental.

Llegó a EE UU el pasado 20 de septiembre y a los pocos días se le manifestaron los primeros síntomas de virus que, al parecer, había contraído en su Liberia natal cuando ayudó a trasladar a una vecina enferma de ébola a un centro médico.

Ruptura del protocolo

El director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) Tom Frieden, ha declarado que el contagio de ébola declarado este domingo se ha debido a "una clara ruptura del protocolo de seguridad" y que todos los que entraron en contacto con el primer fallecido, Thomas Eric Duncan, son potenciales portadores del virus.

Estamos profundamente preocupados por este nuevo desarrollo de los acontecimientos

"Estamos profundamente preocupados por este nuevo desarrollo de los acontecimientos", ha hecho saber el doctor Frieden, quien se mostró convencido de la existencia de una ruptura del protocolo en la atención inicial al fallecido paciente liberiano precisamente "porque ahora mismo la gente se está preguntando si se rompió el protocolo".

Sucede no obstante que la mujer infectada —cuya identidad no se ha hecho pública por expreso deseo de la familia— se estaba autoexaminando cuando detectó los primeros síntomas de la enfermedad. "En ese momento tomó las medidas primero, para aislarse a sí misma de los demás y después fue aislada en el hospital" Presbiteriano de Texas.

Pero "las infecciones solo ocurren cuando hay una ruptura del protocolo", quiso insistir el doctor Frieden. "Sabemos, por años de experiencia, que es posible trabajar sin riesgos con posibles casos de ébola siempre que se haga con seguridad, pero también reconocemos que es una tarea difícil, y que la más mínima ruptura puede acabar provocando una contaminación", ha hecho saber.

Autoexamen

El Hospital Presbiteriano de Texas ha confirmado que la trabajadora se estaba autoexaminando "siguiendo el protolo descrito por el CDC", que exige a todos los que entren en contacto con el ébola que se tomen la temperatura dos veces al día.

"Como resultado de ese procedimiento", explicó a través de un comunicado el doctor Dan Varga, jefe médico del hospital, la enfermera informó al hospital de su inminente llegada y fue automáticamente ingresada en una unidad de aislamiento". El proceso duró un total de 90 minutos.

En este sentido, el doctor Friedel ha advertido de que, como consecuencia de la ruptura de protocolo, todos los que atendieron a Duncan, fallecido el pasado miércoles, han estado potencialmente expuestos al contagio, sin dar más detalles.