fabio
Fabio Arcidiácono junto a dos compañeras de la serie 'La que se avecina'.

BIO Tiene 40 años y es de Buenos Aires. Lleva seis años en España y dice que se siente como en casa. Odia que le toquen el pelo.

Ha salido en varias revistas. Su teléfono no deja de sonar. Son sus amigos, que están tan contentos como él con el comienzo de La que se avecina (Tele 5).

¿Con quién ha visto el primer capítulo?

Con una amiga argentina, Betiana Blum.

¿La actriz?

¿La conoces? Ella es como mi maestra, es maravillosa.

Es toda una señora de los escenarios. ¿Ha sido muy crítica con su trabajo?

Eso es lo que más me gusta.

Interpreta a un peluquero, algo que no le es ajeno.

Llevo toda la vida en una peluquería, es mi vida, siempre relacionado con el mundo de la interpretación.

Se habrá enterado de cada historia...

(Carcajada) La gente le cuenta los grandes problemas a los desconocidos. En mí siempre han confiado, porque nunca he contado nada. Si esta boquita hablase...

Cuéntenos algo, venga.

Yo soy una tumba, y eso que he peinado a grandes artistas.

Alguna anécdota curiosa.

No sé si es para reírse o para llorar; en Argentina se me murió una señora mientras la peinaba.

¡Qué cinematográfico!

De hecho, hay un capítulo en la serie que va de eso.

¿Es cierto que peinaba usted a Letizia cuando trabajaba en TVE?

(Risas) Sí, pero con ella nunca intimé demasiado, era muy calladita. Siempre que terminaba de peinarla le decía: «Eres una princesita».

¡Qué ojo clínico!

En realidad se lo decía a todas (risas).

Ya ve, ahora es Princesa de Asturias. ¡Qué envidia no!

Yo preferiría ser conde o duque. Príncipe es mucho más ñoño (risas).

Háblenos de la peluquería de la serie.

Mi jefa es Isabel Ordaz y yo soy su compañero. Es uno de los locales del edificio.

¿No es muy parecido a Aquí no hay quien viva?

La idea sí, pero luego es totalmente diferente.

¿Se acostumbrará la gente?

(Risas) Eso esperamos. Es una serie de mucha calidad.

¿Quién es su actriz preferida?

Ángela Molina.

Y su actor...

Imanol Arias.

A él lo ha peinado mientras trabajaba en Cuéntame.

(Risas) Es fantástico.

¿Por qué los peluqueros tienen tan malos pelos?

¿Tengo malos pelos?

Usted no, pero suele pasar.

En casa del herrero, ya se sabe...

* Domingos, 22.00 h.