Policía en la India
Una anciana pasa entre un grupo de policías de India, en una imagen de archivo. ARCHIVO

Un hombre, aconsejado por un brujo tántrico, sacrificó en un ritual a un niño de siete años con la intención de curarse de la enfermedad mental que padece en el estado de Orissa.

El acusado se llevó
al menor de su casa, situada en el distrito de Bolangir, con
el pretexto de
"ir de compras"
El acusado se llevó al menor de su casa, situada en el distrito de Bolangir, con el pretexto de "ir de compras", a lo que su madre había accedido, dijo el superintendente de Policía de la zona, Deepak Kumar.

El suceso ocurrió el viernes por la noche, pero no fue hasta el día siguiente cuando el cadáver del niño fue encontrado a unos 4 kilómetros de su vivienda.

Kumar indicó que el culpable había estado anteriormente bajo tratamiento por su enfermedad mental y que se trata de un hombre "supersticioso".

La Policía arrestó a tres personas en relación con el crimen, entre ellos al brujo que aconsejó la muerte del pequeño.

186 muertes relacionadas con la brujería

El tantrismo, junto a otras corrientes de la tradición hindú, tuvo en el pasado una larga tradición -hoy casi erradicada- de rituales con sacrificios humanos, aunque siguen existiendo casos denunciados de asesinatos infantiles.

En diciembre de 2013, una madre del estado nororiental de Assam quemó vivo a unos de sus gemelos de cinco meses con la intención de salvar al otro, después de revelársele en un sueño que si no mataba a uno morirían los dos.

Según datos oficiales, en 2009 -último año del que hay recuento- se registraron en la India 186 muertes violentas relacionadas con la "brujería", término que en muchos casos engloba este tipo de rituales mortíferos.

En las áreas tribales de la India no son infrecuentes los sacrificios humanos, así como los linchamientos de mujeres acusadas de practicar magia negra o brujería, pese a que varios gobiernos regionales han emprendido campañas de sensibilización.