Juzgado por un doble homicidio
Ramon Laso, acusado de matar a su esposa y a su cuñado en 2009, llega custodiado por los Mossos d'Esquadra a la Audiencia de Tarragona, donde le juzga un tribunal popular. ROGER SEGURA/ACN

Un tribunal popular juzga desde este lunes a un hombre acusado de matar a su compañera sentimental y a su cuñado y simular que se habían fugado juntos para poder continuar con la relación que mantenía con la hermana de su pareja. Se da el caso que el procesado cumplió nueve de los 57 años de cárcel a los que fue condenado por matar a su primera mujer y a su hijo.

Presuntamente les mató porque "dificultaban" su relación amorosa con su cuñadaLos miembros del jurado, elegidos el viernes en la Audiencia de Tarragona, deberán juzgar este doble homicidio por el que la Fiscalía solicita 30 años de prisión, mientras que la acusación particular pide 40 años al calificar los hechos de doble asesinato. El Ministerio Público considera que Ramon Laso mató las víctimas, cuyos cuerpos no han aparecido, porque "dificultaban" la relación amorosa que mantenía con su cuñada.

A petición de su abogado y a diferencia de lo habitual, Laso declarará en último lugar tras escuchar a las 70 personas citadas como testigos, por lo que será interrogado la segunda semana de octubre. El letrado de la familia de las víctimas, Pere Sutil, ha asegurado que se trata de un "psicópata muy peligroso" y reincidente que "no se arrepiente de nada, mantiene su inocencia y planta cara al tribunal, a los abogados y a la policía".

Los hechos se remontan a marzo del 2009, cuando el acusado, que actualmente tiene 59 años, mantenía una relación con Julia Lamas, con quien convivía desde hacía tres en Els Pallaresos (Tarragona). Ambos mantenían una estrecha relación con la hermana de ella, Mercedes Lamas, y el marido de esta, Maurici Font, quienes vivían en el mismo pueblo. Según el fiscal, Laso inició una relación sentimental con Mercedes que pudo durar entre dos y tres años.

Plan para deshacerse de Julia y Maurici

El Ministerio Fiscal sostiene que, "con el propósito de poder continuar la relación sentimental que mantenía con Mercedes, así como para poder prolongarla en el tiempo", Ramon Laso decidió acabar con la vida de Julia y Maurici, ocultar sus cuerpos y simular que habían huido juntos, al considerar que ambos "dificultaban o impedían" tal relación. "Con conciencia y voluntad de causarles la muerte", Laso materializó su plan el 27 de marzo del 2009, día en el que quedó con Mauricio —quien no trabajaba desde hacía cinco años a causa de una fuerte depresión— para llevarle al huerto que tenía a la entrada del polígono Riuclar de Tarragona.

Según el fiscal, primero mató a su cuñado y horas después a su esposaSobre las 8.00 horas, Maurici acompañó a su mujer a su trabajo, en el Hospital Joan XXIII de Tarragona, y le dijo que iba al huerto con Laso y que la recogería a las tres de la tarde. Hacia las 13.00 horas de ese mismo día, el acusado fue a buscar a su esposa al trabajo —era portera de un edificio de la Rambla Nueva de Tarragona— y fueron "a un lugar determinado por el acusado y no conocido". A las 15.30 horas, Laso se presentó en el hospital, donde contactó con su cuñada.

En aquel momento, el acusado comunicó a Mercedes que no esperara más a en Maurici puesto que él y Julia habían huido juntos. Aquella misma tarde, el procesado se presentó en el edificio donde trabajaba su compañera sentimental, después de haber acabado presuntamente con su vida, y manifestó que no podría ir porque le había surgido un problema familiar.

Simuló que se habían fugado juntos y no se han encontrado sus cadáveres En días posteriores, según el fiscal, Laso realizó diferentes "actuaciones encaminadas a dar la apariencia que Julia y Mauricio estaban vivos". Sin embargo, desde entonces ni Julia ni Maurici han contactado con ningún familiar ni han realizado ninguna operación en las cuentas bancarias que tenían abiertas ni han abierto ninguno de nueva. Así mismo, el hombre tampoco ha cobrado la prestación económica que tenía concedida por la Seguridad Social.

Después de dos años de investigación, los Mossos d'Esquadra detuvieron a Ramon Laso el 30 de marzo del 2011 y el juzgado ordenó su ingreso a prisión. Unas semanas después, la policía inspeccionó el huerto de Laso para encontrar los cadáveres, pero pese al uso de un georradar, equipos de subsuelo y perros adiestrados, la investigación resultó infructuosa y los cuerpos de las víctimas continúan sin aparecer.

Durante la segunda sesión del juicio, Mercedes ha admitido que mantuvo relaciones sexuales esporádicas con el acusado, aunque siempre lo había negado "por vergüenza" y ha asegurado que nunca llegó a creerse que su hermana y esposo se fugaran juntos —según el fiscal, no usaron sus cuentas bancarias tras desaparecer—. También ha explicado que Laso le pidió varias veces que dejara a Maurici: "Yo siempre me negué porque quería a mi marido. Quizá se obsesionó conmigo".

Nueve años en la cárcel por dos asesinatos

Ramon Laso no era uno desconocido de la policía ni de la justicia. En 1990 fue detenido por el asesinato de su primera mujer y de su hijo. A ella la estranguló en 1988 y colocó el cadáver en las vías del tren para que pareciera un suicidio. En cuanto al asesinato del hijo de seis años, ocurrido el 1989, Laso simuló un accidente de coche. Paró el vehículo que conducía y lo dejó caer por un precipicio, con el menor a su interior. Después de fingir un accidente, calcinó un coche y cobró 3,5 millones de pesetas del seguro del vehículo.

En 1993, Laso fue condenado a 57 años de prisión por las muertes de su mujer y de su hijo. Gracias al buen comportamiento y a trabajar como jefe de cocina del centro penitenciario, pudo reducir su condena. Teniendo en cuenta el tiempo que pasó en prisión en preventiva, Laso sólo acabó pasando nuevo años entre rejas. Después, desde el 1999 y hasta el 2008, año en qué obtuvo la libertad absoluta, vivió fuera de la prisión en libertad condicional.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.