La Unió de Llauradors ha lamentado este jueves que las tormentas acompañadas de pedrisco de este miércoles han causado daños en los cultivos de diversas comarcas de Alicante y Valencia por un valor estimado de unos ocho millones de euros. Esta cifra se suma a las de las anteriores tormentas y las causadas por la extrema sequía que son cercanas a los 400 millones de euros.

Las comarcas afectadas por el granizo de este pasado miércoles fueron las del Vinalopó y l'Alcoià en Alicante y la Costera, Vall d'Albaida, Canal de Navarrés y la Ribera Alta en Valencia. La superficie siniestrada es de unas 3.000 hectáreas de cultivo de olivos, cítricos y caqui, entre otros, según ha informado la organización agraria en un comunicado.

Durante el miércoles hubo dos procesos tormentosos, uno con epicentro en Sax (Alicante) y que afectó a las comarcas del Vinalopó y L'Alcoiá, donde las precipitaciones fueron "muy desiguales", ya que "en unas zonas habrá que arrancar el arbolado y a cien metros no cayó ni una sola gota", ha señalado La Unió.

En el Vinalopó y l'Alcoiá, el cultivo más afectado ha sido el de olivo, y aunque también ha dañado parte de uva de mesa y de vino, la incidencia es menor porque ya hay mucho producto vendimiado. En estas zonas se han visto afectadas unas mil hectáreas y las pérdidas se acercan al millón y medio de euros.

En la comarca de La Vall d'Albaida-La Costera se produjo otra tormenta acompañada de granizo, que afectó a los términos municipales de la Font de la Figuera, Moixent y Fontanars y especialmente a los cultivos de olivos y viña. Para esta zona, las superficie dañada es de unas 300 hectáreas, con pérdidas económicas entre medio millón y un millón de euros.

También se vieron afectadas por la tormenta con granizo cultivos de municipios de la comarca de Canal de Navarrés como Chella, Enguera, Anna, Bolbaite y Navarrés, especialmente olivo, aunque también de caqui, cítricos y hortalizas. Las hectáreas afectadas en la Canal de Navarrés son alrededor de 1.300 y el valor de lo dañado asciende a unos 3,5 millones de euros.

Otras 300 hectáreas de caqui y naranja de los municipios de Sumacárcer, Antella y Tous, en la comarca de la Ribera Alta, se han visto afectadas por el pedrisco, con unos daños económicos cercanos los dos millones de euros. Los cultivos afectados aquí son el caqui y los cítricos.

La Unió ha indicado que se trata de una valoración provisional pues "el peligro que tiene el pedrisco acompañado de mucha agua es que la piedra es más pequeña y los daños que causa pueden notarse una semana después en marcas que deja sobre los frutos".

Al respecto, ha instado a los agricultores a ser "previsores y contratar un seguro agrario para cubrir estas adversidades climatológicas porque son el mejor instrumento a su alcance para compensar las pérdidas". En este sentido, ha informado que hay cultivos como el caqui, uno de los más afectados por el pedrisco de las últimas semanas, que ya puede suscribirse una póliza para la producción de la próxima campaña.

Consulta aquí más noticias de Valencia.