La central nuclear de Garoña ha realizado este jueves un simulacro de emergencia en colaboración con el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la dirección general de Protección Civil y los centros coordinadores de Burgos, Valladolid, Vitoria y Logroño.

Según han informado la Subdelegación del Gobierno y el CSN, este jueves se ha llevado a cabo en un ejercicio de activación del Centro de Coordinación Operariva del Plan de Emergencia Nuclear (Penbu), bajo el mando del subdelegado del Gobierno en Burgos y director del Penbu, José María Arribas.

Específicamente se ha buscado mejorar la capacitación, mediante la práctica, de los actuantes de los Centros de Coordinación del Penbu a partir de las actuaciones en emergencia que correspondan al seguimiento del suceso simulado. Asimismo se ha informado a los Centros de Coordinación Municipales de la zona.

Durante el ejercicio, el CSN ha realizado el seguimiento del estado de planta y de las actuaciones del titular tanto para la recuperación de las condiciones de seguridad como para la adopción de medidas de protección radiológica.

El simulacro se ha iniciado a las 09.00 horas con la comunicación de un seísmo que ha provocado daños en la piscina de almacenamiento de combustible gastado, la pérdida del suministro eléctrico exterior, de los generadores diesel de emergencia y de la bomba diesel de Protección Contra Incendios (PCI).

Además el descenso del nivel de agua en la piscina ha dado lugar al descubrimiento de los elementos combustibles con el consiguiente aumento de los niveles de radiación en el interior del edificio del reactor.

De acuerdo con criterios radiológicos, el CSN ha recomendado al Centro de Coordinación Operativa de la Subdelegación del Gobierno de Burgos, como medida preventiva, el establecimiento del control de accesos en un radio de 10 kilómetros (zona 1).

Evacuación del personal

Una vez recuperada la situación anterior, el titular también ha simulado la evacuación del personal de la sala de control debido al humo provocado por un incendio en una sala de cables que suministran electricidad a equipos de seguridad.

El titular de la central ha llegado a simular la declaración de alerta de emergencia (categoría II) de su Plan de Emergencias Interior. Por su parte, el CSN ha activado su Organización de Respuesta ante Emergencias, llegando hasta el modo 2, que implica la activación de los Grupos Operativos de su Sala de Emergencias (Salem) y de los apoyos externos.

Un suceso de esta naturaleza habría sido clasificado como Incidente Importante, nivel 3 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos (INES).

Han participado en este ejercicio los órganos de dirección y asesoramiento del Plan de Emergencia Nuclear (Subdelegación del Gobierno, y Comunidades Autónomas de Castilla y León, País Vasco y La Rioja), y los jefes de los grupos policial, sanitario, radiológico, logístico y de coordinación y asistencia técnica.

También se han activado los Centros de Coordinación integrados de las comunidades autónomas de Castilla y León, País Vasco y La Rioja, lo que ha supuesto la participación de cerca de 40 personas.

Consulta aquí más noticias de Burgos.