El volcán colombiano de Huila
El volcán helado de Huila, en una foto de archivo (Efe) Efe

Varias carreteras, cuatro puentes y decenas de hectáreas de cultivos que bordean el cañón del río Páez en los departamentos del Huila y Cauca, suroeste de Colombia, resultaron destruidos este miércoles por una avalancha tras dos erupciones del volcán del Huila que, además, ha provocado miles de evacuados.

Las erupciones y los deslaves, sin embargo, no han causado víctimas mortales ni heridos, señalaron fuentes de los organismos de socorro en la zona.

 Desde el volcán helado discurre una gigantesca masa de agua, lodo, rocas y árboles que contribuye al aumento de los caudales de los ríos Magdalena y Simbola, entre otros.

Todavía se registran a estas horas seísmos pequeños acompañados por emisiones de ceniza y gases
El río Páez, que conduce la avalancha, corre por un cañón, lo que ha permitido que el lodo se encauce sin afectar a los habitantes de las área de influencia de esas corrientes.

A estas horas, continúan registrándose seísmos pequeños acompañados por una mayor emisión de ceniza y gases.

Las localidades que han resultado más afectadas son Belalcázar, Inzá, La Plata, Tesalia, Caloto y una serie de pequeñas aldeas de la etnia páez, según fuentes de organismos de socorro. 

Las autoridades intentan obtener una valoración de los daños causados y de la situación de los afectados por medio de vuelos en helicóptero.

La directora de la Oficina de Atención de Desastres, Luz Amanda Pulido, señaló a periodistas, por su parte, que las medidas de prevención adoptadas desde febrero pasado cuando se produjeron erupciones menores en la misma cumbre andina, fueron fundamentales para reducir el impacto del fenómeno y evitar víctimas.

En 1994 una avalancha del río Páez en la misma región causó la muerte a unas 2.000 personas, la mayoría de la etnia páez, habitantes de zonas y aldeas ribereñas.