La historia de los planos de Metro
De izquierda a derecha: el actual plano, el plano sin color de 1975; y el prototipo del que será el futuro.
"Horrible" y "demasiado abstracto"..., pero "más informativo" y "
moderno"... Son algunos de los calificativos que los expertos dan al nuevo plano del metro (foto en la columna de la derecha, abajo), que se comenzará a distribuir en las próximas semanas.

 

Horrible" y "demasiado abstracto"..., pero "más informativo" y "moderno"... Son algunos de los calificativos
  Los más reacios al cambio son los miembros de la Asociación de Amigos del Metro. Aseguran que "distorsiona la ciudad, no se reconoce el plano de Madrid y pierde la proporcionalidad entre estaciones".

 

En la misma línea se mostró ayer Ricardo Marzullo, director del Instituto Europeo de Diseño de Madrid, que destacó "su abstracción". "Elimina las diagonales y la línea curva, lo que hace que el viajero no se ubique espacialmente", aseguró.

Diseñadores gráficos como Raúl Fernández, del estudio Dejavu Arts, creen que el nuevo plano "da más información y el símbolo del transbordo es más claro".

El 74% de los lectores de www.20minutos.es prefiere el antiguo mapa, según se reflejaba ayer antes del cierre de la edición en nuestra encuesta. Algo parecido ocurre en la redacción de este periódico: el 70% de los trabajadores optan por el antiguo diseño.

Del más detallado al más esquemático

1940 Sin colores: Uno de los planos del metro más antiguos es éste de la posguerra. Las líneas confluyen por encima de las calles del centro de Madrid. Por aquel entonces sólo había cuatro líneas, con varias bifurcaciones.

1982 Colores: A partir de la década de los ochenta, el plano del suburbano empieza a tomar el aspecto actual. El código de colores se mantiene y los transbordos se marcan con puntos negros. Ya es plenamente esquemático y el número de líneas ha aumentado significativamente. 

1993 Actual: El de los años noventa prácticamente es el que ha permanecido hasta 2007, aunque con variaciones. La referencia del río que aquí se muestra acabará desapareciendo, así como el color de fondo y el parque del Retiro y la casa de Campo. Todos estos elementos se pierden a favor del fondo blanco. El esquema de las líneas seguirá siendo el mismo.

2007 ¿Futuro?: El presentado el lunes se asemeja al de Londres, se lee en horizontal, la base son líneas rectas y se pierde la proporcionalidad entre estaciones. Aunque aún es un proyecto, la Consejería de Transportes asegura que lo ha testado "con éxito" entre los usuarios del metro.

En las grandes ciudades del mundo

Cada ciudad tiene su metro y su plano, su forma de distribuirlo a partir de los criterios más clásicos o adaptándose a la fisionomía de la ciudad. Estos son algunos de los más importantes:

Barcelona. Los expertos consideran el plano del metro de la Ciudad Condal como uno de los mejores para los usuarios. Su trazado es semejante a la realidad e incorpora la red de Cercanías.

Tokio. Muy caótico, al menos en apariencia. Su infinidad de líneas sólo es comparable al número de transbordos. Combinan el alfabeto oriental con números y letras occidentales.

Londres. Uno de los favoritos de los cartógrafos. El de la ciudad británica es uno de los clásicos, el más copiado y respetado por los expertos en diseño. Ha inspirado el nuevo plano de Madrid.

México D. F. Una de las grandes ciudades en cuanto a tamaño y población. Su croquis responde a la distribución de la ciudad con líneas mucho más largas y menos abigarrado en el centro. 

Moscú. Sorprende su línea plenamente circular, que contrasta con la rectitud del resto de los trayectos. Los transbordos están indicados con colores, igual que en el nuevo plano del metro de Madrid.

Nueva York. Uno de los pocos que se aleja del modelo europeo. En lugar de ser esquemático, es geográfico: mezcla el trazado de las líneas con el recorrido de las calles de la ciudad.