García, administrador y máximo responsable de la CPV, acusó a los síndicos que se encargaron de la gestión de la empresa una vez que ésta fue declarada en quiebra  de «estar llevándose» los ingresos de los clientes.