Windows 95 es lo último que admiten 54 de los 69 ordenadores destinados a la docencia en la Facultad de Psicología. «Imposible impartir clase con estas máquinas tan obsoletas. No se pueden añadir programas estadísticos, abrir fotografías con gráficos o incorporarles el material necesario para una asignatura práctica», afirma Miguel Moya, decano del centro.

La misma situación se repite en Ciencias del Trabajo. Antonio Delgado, responsable de la facultad, dice que  tienen 45 puestos informáticos «que no sirven. Los profesores se niegan a usarlos, simplemente porque no valen para dar clase».

Esta facultad, que lleva tres años pidiendo que se renueve el material, ha decido invertir alrededor de 6.500 euros de su presupuesto para comprar «17 terminales y que los alumnos no pierdan más materia».

Psicología y Trabajo son sólo dos ejemplos. En la Universidad hay 756 ordenadores, de los 3.122 existentes en las denominadas aulas de docencia/investigación, con este tipo de sistema operativo, creado hace doce años.

Empresariales, con cerca de siete mil alumnos, tiene 170 ordenadores destinados a la docencia, según el servicio de Informática de la Universidad, y de ellos 134 tienen instalado el sistema Windows 95. Los únicos que se libran de estos aparatos obsoletos son los estudiantes de Informática, Filosofía y Letras, Ciencias de la Educación, Derecho y Enfermería.

Un gasto de dos millones

La situación podría cambiar  si las promesas del Rectorado se cumplen con la instalación de 1.600 ordenadores fijos y 1.091 portátiles (destinados a los investigadores y a las bibliotecas) en los próximos meses. Dos millones de euros espera gastarse la Universidad para conseguir modernizar sus centros.

Portátiles a buen precio

La Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía, responsable del programa Universidad digital, publicará a finales de mes las condiciones de las ayudas para que los alumnos adquieran ordenadores portátiles a bajo precio. La pasada edición, 11.000 estudiantes de toda Andalucía (2.000 de ellos, granadinos) optaron a estas subvenciones. Este año, como novedad, la petición por Internet se realizará mediante firma digital.