Sorteo público de VPO en Valladolid, por ordenador
Los números afortunados se ven en la pantalla del ordenador; al fondo, candidatos asistentes. (Pablo Elías)
Ayer se celebró en Valladolid el primer sorteo de VPO abierto al público. Pocas veces la tecla enter de un ordenador fue tan importante en la vida de los 2.790 aspirantes a una de las 64 viviendas que la cooperativa Vitra edificará en Los Santos-Pilarica.

Un programa revisado por el Colegio de Notarios seleccionó, aleatoriamente y en cinco segundos, los números agraciados. En la sala, un centenar de personas se levantó y se fueron igual que habían acudido, compuestas y sin casa. Ni uno de los presentes resultó ganador. «No compartimos ni creemos que el sistema sea justo, pero ya que al presentarnos a concurso lo aceptamos, al menos, queremos que sea transparente», aseguraron desde la Cooperativa.

Propietarios con nombre

De las 1.172 viviendas protegidas que habrá en Los Santos-Pilarica, 539 ya tienen dueño, mientras que todavía quedan otras 456 por sortear.

Hay además dos últimas promociones de 177 viviendas para las que ni siquiera se ha abierto aún el tiempo de inscripciones. Larcovi comenzará a recoger impresos el día 24 de abril y ACP-Level no lo hará, por lo menos, hasta mediados de junio.

Con la casa a cuestas

Silvia Martínez. 27 años. No afortunada.

«Me apunté a todas, y nada»

«Te quedas triste porque ves que te apuntas a todas las promociones y que, una tras otra, no consigues ninguna y te desanimas. Para mí es una necesidad porque no puedo comprarme una vivienda libre y sigo con mis padres. Hay gente que echa por echar, porque aquí no ha venido nadie, así que mucho no les preocupa».

E. Villarramiel. Asociación Afectados VPO.

«Las bolas son más bonitas»

«Nosotros queremos que se hagan todas así, por sorteo. Lo ideal es hacerlo con bolas, porque los programas de ordenador se pueden trucar, que no digo que haya sido así, ni tenemos por qué desconfiar de los notarios, claro; pero las bolitas son más bonitas. Esta vez me he quedado a las puertas, casi; qué le vamos a hacer».