Nueva especie de cocodrilo
Imagen del Adamantinasuchus navae, la nueva especie de cocodrilo descubierto en Brasil. (EFE). EFE

Un grupo de paleontólogos brasileños presentó este martes en Río de Janeiro una nueva especie de cocodrilo, extinto hace 90 millones de años, cuyos residuos fueron descubiertos en el estado de Sao Paulo.

Los restos fósiles del Adamantinasuchus navae, que no superaba los cincuenta centímetros de largo ni los diez kilos de peso, se encontraron entre unas rocas durante las obras de construcción de una presa en la localidad de Marília, a 432 kilómetros de Sao Paulo, capital del estado homónimo.

El paleontólogo William Nava, descubrió esta nueva especie del período Cretácico, por lo que se bautizó al fósil con el apellido del científico.

Importante descubrimiento

Para Nava, que es además coordinador del Museo de Paleontología de Marília en Sao Paulo, este "importante descubrimiento" revela aspectos de la evolución de los cocodrilomorfos y los fenómenos de extinción que ocurrieron hace noventa millones de años en el estado de Sao Paulo.

El estudio sobre esta nueva especie de cocodrilo fue emprendido por dos profesores del Departamento de Geología de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), Pedro Henrique Nobre e Ismar de Souza Carvalho, y publicado en la revista científica Gondwana Research .

Enormes ojos

De Souza Carvalho explicó que entre las peculiaridades del animal, además de su reducido tamaño, están sus enormes ojos y los dientes molarizados, "más cercanos a los de los mamíferos", por lo que se cree que podría tener una dieta omnívora y comer pequeños animales.

Era terrestre, omnívoro, vivía en ambientes secos y podría incluso ser gregario

"Esta nueva especie de cocodrilo era muy distinto de los cocodrilos y caimanes que se conocen ahora: era terrestre, omnívoro, vivía en ambientes secos y podría incluso ser gregario (con tendencia a agruparse en manada)", apuntó De Souza Carvalho.

La investigación de los dos científicos brasileños revela que el Adamantinasuchus navae vivía en áreas calientes con sequías prolongadas, por lo que se cree que desapareció con "la abertura del Océano Atlántico, la separación de los continentes y la humidificación del clima" en Suramérica.

Marília, la localidad del sudeste de Brasil en la que se encontraron los fósiles de estas nueva especie, cuenta desde 1993 con un Museo Paleontológico que recoge fósiles de dinosaurios, cocodrilos, tortugas y peces que cuentan la historia geológica de la región.