Virginia a media asta
Virginia luce banderas a media asta. Son 33 los muertos y decenas los heridos en la mayor masacre en una escuela de EEUU. AGENCIAS

Las investigaciones por la matanza de 32 estudiantes ayer en Virginia continúan, con algunas críticas a la labor de la Policía, que sólo evacuó las instalaciones educativas tras el segundo tiroteo.

El segundo episodio violento, que se llevó la vida del asesino y de 30 personas más, se produjo dos horas después de los dos primeros asesinatos.

El asesino, de aspecto asiático y "con la apariencia de un boy scout", fue encontrado con un disparo en la cabeza, desfigurado, y sin ningún documento identificativo. Llevaba consigo dos armas.

Según un testigo, era chino y podría haber entrado para matar a su novia, tras una discusión.

El asesino, de aspecto asiático, fue encontrado con un disparo en la cabeza y sin ningún documento identificativo

El balance provisional es de 33 muertos, incluido el tirador, y 30 heridos, 10 de ellos graves.

Uno de los fallecidos es Liviu Librescu, un profesor que le cerró el paso al asesino para que sus alumnos escapasen por la ventana. Hacerlo le costó la vida.

En una conferencia de prensa ofrecida pocas horas después de concluir los tiroteos, el presidente de la universidad, Charles Steger, descartó la hipótesis del terrorista suicida.

"Se cree que se trata de incidentes de carácter interno", declaró.

Las investigaciones prosiguen, tras ser decretado el estado de emergencia y en un clima de conmoción que ha consternado al presidente Bush.

Según él, los Estados Unidos están "conmocionados y entristecidos por la noticia de los tiroteos (...) Laura y yo y muchos en toda la nación estamos rezando por las víctimas y sus familias" y todos los afectados por "esta terrible tragedia", dijo Bush durante unas breves declaraciones desde la Casa Blanca.

Críticas a la Policía y a la Universidad

Estudiantes y ciudadanos de Virginia han criticado duramente a la Policía y a los responsables de la Universidad por no cerrar la institución cuando se produjeron las dos primeras muertes, en una habitación de un colegio mayor.

En ese momento, las autoridades pensaron que el agresor habría huido, por lo que no consideraron la opción de cerrar el centro.

Dos horas después, el joven irrumpió en dos clases matando a otras 30 personas.

Según manifestó el estudiante Derek O'Dell a la cadena de televisión CBS, el hombre entró a una clase de alemán y disparó de inmediato a un alumno y a un profesor para continuar después con los otros universitarios.

"Sobreviví porque me hice la muerta"

"Yo me escondí debajo de un escritorio", dijo O'Dell, quien sufrió una herida en un brazo.

La Policiía no cerró la Universidad tras las dos primeras muertes, producidas dos horas antes de las otras 30

"Había entre 15 y 20 personas en la clase y disparó a 10 ó 15", agregó.

Según los testigos de la masacre, si sobrevivieron es porque se hicieron los muertos.

Erin Sheehan declaró que el asesino "parecía muy concienzudo" en el desarrollo de la matanza, por lo que decicidió hacerse pasar por muerta para evitar ser disparado.

Cuatro días antes del aniversario de Columbine

Los tiroteos en la Universidad Tecnológica de Virginia ocurrieron cuatro días antes de cumplirse el octavo aniversario de la matanza de la escuela secundaria de Columbine, en el estado de Colorado.

En esa ocasión, dos estudiantes que habían planificado su ataque durante meses, mataron a 12 alumnos y a un profesor antes de suicidarse.

El hasta ahora peor incidente de este tipo había ocurrido en Kelleen el 16 de octubre de 1991 cuando un hombre lanzó su camión contra una cafetería y disparó contra sus clientes.

El hombre mató a 22 personas y también se suicidó disparándose en la cabeza.

Encuesta

¿Crees que debería controlarse más quién puede tener un arma en EE UU?

Sí, probablemente se evitase alguna desgracia.
81,25 % (4588 votos)
No, todo el mundo tiene derecho a protegerse y vivir seguro.
8,25 % (466 votos)
Me da igual.
10,5 % (593 votos)