plebeyas y casi reinas
Kate Middleton. (Archivo)
Kate Middleton se ha quedado compuesta y sin novio. La presión de la popularidad y la prisa por formalizar su relación han sido malos compañeros para la que ya apuntaba como futura reina de Inglaterra, al lado del príncipe Guillermo.

Pero a Kate Middleton le va a resultar casi imposible dejar de ser relacionada con la Casa Real británica y, si antes gozaba de los privilegios de la seguridad del príncipe, ahora tendrá que resignarse y soportar el asedio de la prensa sin escoltas, a menos que los pague ella.

Antes ya hubo otras que se encontraron en su situación. Eva Sannum, ex del Príncipe Felipe, se dedica ahora de manera profesional al marketing. Cuando acontece algún tema importante en torno a su ex, la noruega a la que le faltó poco para convertirse en Princesa de Asturias, suele salir a la palestra.

Isabel Sartorius ha sabido sacar partido a su relación con el heredero español y, desde que lo dejó con el Príncipe de Asturias, se gana la vida colaborando como imagen de diversas firmas.

Katherine Knudsen, ex de Haakon de Noruega, se dedica ahora a la pintura y Koo Stark, la actriz de cine erótico que tuvo un romance con Andrés de Inglaterra, se casó en 1995 con un banquero del que se divorció dos años más tarde.

Todas son plebeyas estigmatizadas desde que muchos las vieron como las cenicientas del siglo XXI.