Los taxistas notaron la madrugada del sábado al domingo «sólo» un «descenso de la demanda en algún momento y en el centro de la ciudad», según afirmó ayer Miquel Tomás, presidente del sindicato del taxi STAC.

El sector podría cambiar la actual regulación, que permite la libre salida de todos los taxis por la noche, si la falta de clientela fuera a más los próximos fines de semana.

Los taxistas están a favor del metro nocturno y se consideran «un complemento» y «no un sustitutivo». Según David Florejacs, de la Federació Catalana del Taxi, «hay mercado para todos». Y desde el Institut Metropolità del Taxi, se aseguró que «el perfil de los usuarios» de taxi  y metro (en este caso, sobre todo jóvenes) es «diferente».