En coordinación con el museo parisino D’Orsay, se inaugura Neoimpresionismo, la eclosión de la modernidad, en la sala de exposiciones del Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre.

Cuenta con préstamos de las más prestigiosas colecciones particulares y de museos internacionales, como el propio D’Orsay, Brücke Museum de Berlín, la Fundación Beyeler de Basilea y el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid, entre otros.

De forma paralela a la exposición, la Fundación Mapfre ofrece actividades didácticas infantiles con un programa de visitas y talleres al que podrán asistir las familias los domingos por la mañana.

La actividad está pensada para estudiantes de primaria y consta de dos partes: un recorrido participativo por la exposición y un taller plástico, en el que los niños realizarán una obra relacionada con el tema del recorrido.

Teoría del color

Así, los más pequeños se acercarán de una manera divertida a la pintura neoimpresionista y el arte moderno en general. Además, aprenderán las teorías del color y la composición y cómo la pintura científica influyó en las primeras vanguardias artísticas.

* General Perón, 40. De 13 a 21 horas. Gratis.

Un ojo muy disciplinado

Si debe considerarse a alguien padre del neoimpresionismo, ése es Georges Seurat. El pintor tenía un ojo muy sutil para el color y se obligó a sí mismo a buscar y usar una técnica con la que cada matiz estuviese perfectamente controlado. Lo resolvió con puntos de color que depositaba en la punta del pincel y lo llamó divisionismo. De inmediato le siguieron Signac, Charles Angrand, Henri-Edmond Cros y Maximilien Luce.