Una murciana invidente corona 2 picos de 4 km y va a por el Mont Blanc
María Ángeles Molina posa para 20 minutos, dos días después de su azaña. (Lara Roda).
Temperaturas entre 10 y 20 grados bajo cero, 4.000 metros de altitud y más de 15 kilos a cuestas. Son algunas de las trabas que solventaron un grupo de seis discapacitados visuales, entre los que se encontraba María Ángeles Molina Boluda, de Sangonera la Seca, para coronar el Gran Paradiso (4.061 metros) y Punta Gnifetti (4.559 metros) de los Alpes italianos. Les ayudó el Grupo Militar de Jaca (Huesca).

Los alpinistas usaron varios métodos de guía: barra direccional, voz, bastones y cuerdas, dependiendo de si su ceguera era total o parcial.

«La apertura de grietas y el estado de la nieve, que estaba muy dura, fueron de los obstáculos más complicados». Además «por culpa del frío y de las caminatas de más de 14 horas, me salieron ampollas en los pies» explicó nuestra representante.

Pese a todo, la expedición terminó con éxito y en un tiempo récord, sólo cinco días. «Solo veo un 10%. Es decir, apenas veo nada, pero cuento con una experiencia de 20 años subiendo los picos más altos de la Península y el Kilimanjaro en Tanzania».
Esta expedición es el comienzo de una Trilogía Alpina que continuará en verano, coronando las cumbres más altas de los Alpes: Mont Blanc (4.810 m) y Punta Duffour. (4.627 m).

Dinos... qué sueño te gustaría cumplir

Cuéntanoslo en... e-mail nosevendemurcia@20minutos.es correo Avda. General Primo de Rivera, o en www.20minutos.es

Guiados por el olor y el tacto

La Región de Murcia cuenta, desde ayer, con un nuevo espacio natural de más de 13.000 metros cuadrados y 600 plantas de 108 especies diferentes, en el que trabajarán personas con discapacidad que desarrollarán funciones de mantenimiento, guía y animación de visitantes. El nuevo parque, que se encuentra en el Valle Perdido, está concebido especialmente para invidentes, en el que los olores, el tacto y el sonido de la naturaleza les acerquen a este singular paraje.