El estudio achaca la disminución de la pobreza al «respetable» promedio de crecimiento del PIB per cápita, que ha avanzado a un ritmo medio del 3,9% desde el año 2000.