Si usted tiene en la cocina una placa vitrocerámica mixta fabricada a partir del 1 de enero del 2006 por Bosch, Balay, Lynx, Neff o Siemens, debería llamar al 900 120 150 para informarse de si es uno de los modelos que corren riesgo de incendiarse.

Estos fabricantes han lanzado un segundo aviso de seguridad en 12 países europeos, entre ellos España, ante la posibilidad de incendio en casos excepcionales en determinados tipos.

Los modelos de vitrocerámica afectados son los de 60 centímetros de ancho con cuatro zonas de cocción: dos convencionales y otras dos de inducción. El riesgo se concentra en las placas traseras, equipadas con dos calefactores radiantes convencionales y que podrían incorporar un componente electrónico defectuoso. En este sentido, los fabricantes avisan de que una acumulación electrostática poco habitual, combinada con un pico de tensión eléctrica, puede desembocar en el incendio del equipo.

Recomendaciones

Los fabricantes aseguran que revisarán sin cargo las placas afectadas y recomiendan no dejar nada encima y desconectar el fusible cuando no se usen, aunque hasta ahora no ha habido problemas.

La Federación de Consumidores en Acción (Facua) recordaba ayer que los primeros problemas fueron detectados en febrero, cuando se detuvo la producción. Más información en www.service-management-web.com.