Búsquedas efectivas de empleo
Búsquedas efectivas de empleo. (LUIS FRUTOS)
Las ocasiones para encontrar un buen trabajo no surgen, sino que se provocan. Si estás pensando en cambiar de empleo o tratando de conseguir el primero, es conveniente que tomes nota de algunas recomendaciones útiles.

Las claves del éxito

Decisión. Busca tú el trabajo; no confíes demasiado en que lo busquen los demás por ti. Aunque las intenciones de amigos y familiares sean buenas, tu situación laboral no es una prioridad para nadie por muy allegado que sea.

Discreción. Cuando hables con conocidos, no les pidas un empleo. Explícales tu descontento con tu situación y pídeles consejos para mejorarla, ideas o referencias. Ellos entenderán lo que buscas. A nadie le gusta que le soliciten trabajo directamente, pues tener que negarlo es desagradable.

Paciencia. No insistas. Nadie te dará un empleo sólo porque le llames a diario. Por el contrario, te considerarán una persona que se convertirá en una carga constante cuando tenga que lograr ascensos o subidas de sueldo en la empresa.

Sinceridad. Haz una valoración adecuada de tus capacidades y virtudes. Sé preciso y no intentes deslumbrar a nadie exagerando tu valía o hinchando tu currículo. Tus posibles contratadores seguramente tendrán experiencia detectando tales engaños.

Información. Consulta a personas que estén ya en el tipo de puesto al que aspiras. Ellos te podrán detallar las particularidades del cargo, sus pros y contras, los requisitos y qué es lo que una empresa puede querer de ti en esa posición.

Humildad. No rechaces puestos por considerarlos inferiores a tus méritos. Si de verdad vales, ya tendrás ocasión de demostrarlo y prosperar. No reacciones mal ante las negativas. Actúa como si tuvieses otras opciones laborales. De lo contrario, sólo verán en ti desesperación.

Preparación. Ensaya tus entrevistas de trabajo, aunque el puesto no sea el que más desees lograr, ya que tus competidores lo harán. Siempre te quedará la opción de rechazarlo después.

Positividad. Si te presentas a una entrevista de trabajo enfadado con tu anterior empresa, transmitirás una emoción negativa que tus nuevos jefes potenciales asociarán con una personalidad problemática.

Control. Controla tus movimientos y tu cuerpo, mediante las técnicas que domines. Intenta evitar todos los signos aparentes de angustia.

Desde dentro

Celia Arroyo. 27 años, psicóloga

"Te juegas más de lo que crees"

"En una entrevista de trabajo te juegas más de lo que crees: rango, posición en la sociedad, tranquilidad económica... Esto genera una tensión que suele manifestarse en las entrevistas en forma de sudores, tics, posturas artificiales, dificultad para mantener el contacto ocular, excesiva velocidad al hablar, temblor en la voz, volumen irregular e, incluso, tartamudeo. Los entrevistadores lo percibirán y esto jugará en tu contra".