Marquesinas con separador 'anti-indigentes'.
Una de las nuevas marquesinas de la EMT con el banco con separador antimendigos. JORGE PARÍS

Desde hace varias semanas las marquesinas de autobuses de Madrid están siendo sustituidas por otras con un nuevo diseño más moderno y atractivo. Muchos vecinos han criticado esta decisión del Ayuntamiento que dirige Ana Botella —el más endeudado de España, con un debe de 6.923 millones de euros, según los últimos datos del Banco de España— porque estiman que en la capital hay otras prioridades y que el estado de las actuales en la mayoría de los casos era bueno. Otras críticas, sin embargo, han apuntado a su diseño: la colocación de un separador impide que nadie pueda tumbarse, lo que se ha interpretado como una acción preventiva contra los indigentes. Estas son las claves del cambio de las 4.250 marquesinas que está realizando el Consistorio madrileño. 

¿Cuál es la razón del cambio? 

El contrato anterior había finalizado ya y "era necesario convocar otro concurso público para adjudicar un nuevo contrato", aseguran fuentes municipales. De no hacerlo, las marquesinas instaladas ya no serían propiedad del Ayuntamiento de Madrid y volverían a manos de la empresa que las instaló, que podría, si quiere, llevárselas a otra ciudad.

¿Cuánto ha costado?

Al Consistorio de la capital nada. Más bien todo lo contrario: el Ayuntamiento recibirá un canon anual de la empresa concesionaria. El concurso ya adjudicado supondrá para las arcas municipales unos ingresos anuales de unos 12 millones de euros durante 13 años y seis meses (prorrogable dos veces a razón de tres años más). Además, la Administración Local se llevará una parte de los ingresos por publicidad que podrá ser como mínimo del 19% y como máximo del 59,50% de la facturación bruta, según los pliegos publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El Ayuntamiento desconoce el coste del cambio de marquesina, ya que "va incluido dentro del presupuesto total", que asciende a más de 150 millones de euros. La empresa concesionaria tampoco ha querido facilitar la información.

¿Por qué hay polémica con su diseño?

El diseño del banco de la marquesina tiene un separador que hace pensar que se ha confeccionado para que nadie pueda tumbarse. En las redes sociales se le ha bautizado como el separador antimendigos. Desde la empresa concesionaria dicen que el diseño se ha realizado "en base al pliego de condiciones", pero dicho documento no especifica que el banco deba llevar ningún tipo de separador. Sí indica el pliego que cada empresa que optase al contrato debía presentar cinco modelos de bancos y que la decisión final sería del Ayuntamiento.

¿A qué empresas se le ha adjudicado el contrato?

La UTE (Unión Temporal de Empresas) formada por Cemusa y JCDecaux fue la adjudicataria del contrato tras presentarse en solitario al concurso. Estas empresas son las que habitualmente se han encargado del mobiliario urbano de Madrid. Precisamente este año JCDecaux ha comprado el 100% de Cemusa, que era propiedad de FCC, por 80 millones de euros.

¿Qué incluye el acuerdo?

La empresa concesionaria será la encargada de "costear la fabricación, instalación y mantenimiento de las marquesinas de la EMT, además de 1.500 postes de autobús". Se mantendrán igual las 15 del 'modelo Siza' del paseo de Recoletos. En las marquesinas más utilizadas habrá zona wifi gratis y se mantendrán en la mayoría servicios como el termómetro-reloj o el contenedor de reciclaje de pilas. También aumentará el número de paneles de tiempos de espera.

¿Dónde está el negocio?

El negocio de las marquesinas está en la explotación del soporte publicitario. La UTE concesionaria podrá explotar la publicidad de las marquesinas durante el tiempo que dure el contrato.

¿Cuánto vale poner un panel publicitario?

El precio de un panel publicitario en una marquesina ronda los 175 euros por semana, según fuentes publicitarias consultadas por este medio. En Madrid hay 7.680 caras destinadas a este fin, aunque de ellas 800 están reservadas para uso del Ayuntamiento.

¿Es rentable para el Ayuntamiento?

Depende de la marcha del mercado publicitario. Si la Administración Local decidiese llevar a cabo el proyecto quizá obtuviese mayores ingresos, aunque supondría un riesgo, ya que también podría perder dinero. Con esta apuesta, el Consistorio no arriesga nada y se asegura unos ingresos fijos.

¿Cuándo estarán todas instaladas?

Pese a que en principio la fecha tope era el 12 de octubre, fuentes municipales aseguran que todas las marquesinas estarán instaladas entre "finales de este año y principios del que viene"

¿Qué ha dicho la oposición?

El grupo municipal de UPyD tildó de "chapuza" el nuevo contrato. El portavoz de la formación magenta, David Ortega, consideró que esta decisión supone "la descapitalización del propio Ayuntamiento" porque "con esta decisión política pierde ingresos que ahora van a parar a una sociedad anónima". Ortega criticó con dureza la duración del contrato, que podría alcanzar los 19 años: "¿Es legítimo, desde el punto de vista democrático, que un Gobierno con las elecciones a meses vista tome una decisión que hipoteca hasta a tres posibles futuros alcaldes?".

Consulta aquí más noticias de Madrid.