La concejal socialista del Ayuntamiento de Sevilla Susana López ha avisado este viernes de que la nueva tarjeta universitaria aprobada por la sociedad Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam), gracias a la cual por un precio único de 210 euros el usuario podrá realizar todos los viajes que desee durante el curso académico, constituye un intento de "lavado de imagen después del daño causado a los estudiantes universitarios por la imposición de la zona azul en la zona universitaria".

"El nuevo bonobús joven es una campaña de promoción de Tussam cuyo éxito habrá que evaluar con los estudiantes universitarios y en relación a su funcionamiento. Evidentemente, el PSOE estará con cualquier medida que sirva para fomentar el transporte público y que favorezca a los miles de universitarios, pero con independencia de esta medida, el gobierno de Zoido debe dar marcha atrás en la implantación de la zona azul en las reuniones que mantenga con los estudiantes universitarios", dice Susana López en un comunicado.

Y es que "ni la población de universitarios ni Tussam están para medidas electoralistas ni para campañas de lavado de imagen. Se debe actuar con rigor, con consenso, con honestidad y con transparencia".

Esta medida, a su juicio, "no es una bajada de impuestos, sino una campaña de promoción que habrá que medir pero que ni siquiera compensa las subidas experimentadas por Tussam durante los dos primeros años de mandato de Zoido".

Esta medida, además, "no puede en ningún caso plantearse como una solución al problema creado por Zoido con la zona azul. Son dos cuestiones distintas. La zona azul no tiene ningún sentido en el entorno de las universidades ni en áreas que son centros de trabajo".

Por último, este bono debe ser complementario al bonobús joven existente y "no debe ser la excusa para no realizar la revisión necesaria de ese título de forma que todos los estudiantes con beca puedan acceder al descuento del 50% en el título del billete de autobús como ocurría antes". "Los duros requisitos establecidos por Zoido han dejado fuera a muchos estudiantes que no tienen por qué pasar ahora a pagar los más de 200 euros que costará el nuevo bonobús".

Para finalizar, exige el Grupo Socialista al gobierno local "la máxima transparencia en cuanto a la situación de Tussam y al uso de los distintos títulos de transportes y que abandone ya la estrategia de maquillar y ocultar interesadamente datos a los que la Corporación y los ciudadanos tienen derecho a acceder y deben conocer".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.