La alcaldesa de la localidad lucense de Viveiro, María Loureiro, ha anunciado este viernes que recurrirá su imputación por un supuesto delito de prevaricación urbanística porque no está "de acuerdo" con esta decisión judicial.

Después de que el juzgado de instrucción número 2 de Viveiro decidiese su imputación, junto con la de otros concejales y exconcejales, en relación con licencias urbanísticas otorgadas por silencio administrativo entre 2006 y 2008, la regidora ha dicho a Europa Press que lo asume "con tranquilidad".

"Evidentemente, en el ayuntamiento acatamos la decisión de la jueza, pero no estamos de acuerdo", ha manifestado, y ha reiterado que los afectados recurrirán. "Porque estamos convencidos de que no incurrimos en ningún delito", ha argumentado.

Además, la regidora socialista ha puntualizado que sólo ha participado en una de las concesiones de licencias que investiga la Justicia, pues llegó al Consistorio viveirense poco antes del verano de 2007 y no asumió sus riendas hasta el fallecimiento de Melchor Roel en diciembre del pasado año.

Silencio administrativo

A renglón seguido, ha explicado que la modificación de la Ley del Suelo de 2003 provocó "un vacío legal" y dudas sobre la aplicación del silencio administrativo. "No estaba claro ni por los propios juristas", ha aseverado.

Es por ello que el Ayuntamiento de Viveiro celebró "varias comisiones urbanísticas" para otorgar las licencias e "interpretar" ese silencio administrativo. "En ellas participaron todos los grupos, e incluso se llamó a un jurista de A Coruña para explicarlo y se siguieron sus criterios", ha recordado, y ha apuntado que la secretaría municipal tampoco realizó "ninguna advertencia".

Además, ha justificado el recurso al silencio administrativo en la concesión de licencias en que "había un montón" de solicitudes y "se supone que a los tres meses" desde su petición, se daban por autorizadas.

Consulta aquí más noticias de Lugo.